Conectar
Arriba

¿Es posible que Washington no pueda con Corea del Norte?

"Lo último que hace falta en la tensa situación del noreste de Asia es más posturas de macho". Así lo afirma el escritor Ian Buruma, quien señala que las "vanas amenazas" de EE.UU. "sólo hacen el juego al dictador coreano".

“Lo último que hace falta en la tensa situación del noreste de Asia es más posturas de macho”. Así lo afirma el escritor Ian Buruma, quien señala que las “vanas amenazas” de EE.UU. “solo hacen el juego al dictador coreano”.

Buruma, profesor, escritor e historiador nacido en Holanda y con residencia en Estados Unidos, señala en un artículo para la revista estadounidense The Atlantic, que EE.UU. “no puede hacer mucho sobre Corea del Norte” y que cualquier cosa que lleve a cabo al respecto “necesitará a China”. Asimismo, el experto ha advertido sobre el peligro de “hacerle el juego a la dictadura norcoreana”.

A raíz del aumento de la tensión en la península coreana, por el último lanzamiento fallido de un misil por parte de Pionyang, el Pentágono ordenó movilizar al portaaviones “USS Carl Vinson” y a su grupo de ataque, y dirigirlo hacia las aguas que rodean la citada península. “En estos momentos el mundo se adapta – afirma Buruma-, lentamente a la bravata del presidente de Estadod Unidos, Donald Trump”.

El escritor recuerda que el pasado 2 de abril, en respuesta a una pregunta sobre la posible cooperación con China para reducir la amenaza nuclear norcoreana, el mandatario estadounidense aseguró que si Pekín no resuelve el problema, sí lo hará Washington sin precisar, sin embargo, de qué manera.

No a las “posturas de macho”

Entretanto, el escritor advierte que “lo último que hace falta en la tensa situación en el noreste de Asia, donde una acción militar podría derivar en catástrofe, son más posturas de macho”. Según el experto, “las vanas amenazas de Washington no solo son ineficaces, sino que hacen el juego al dictador coreano”. Actúan, explica, como un factor que contribuye aún más a la idolatría del líder norcoreano y el nacionalismo coreano a través del “miedo de un ataque malvado extranjero”.

Según Buruma, “no hay mucho” que EE.UU. pueda hacer con los intentos de Kim Jong-Un de desarrollar el programa nuclear, “especialmente sin el apoyo de China”, la cual, a su juicio, “es la única potencia que tiene alguna influencia en Corea del Norte”.

El escritor añade que Pekín “no está interesado en el colapso de su vecino comunista. El régimen de Kim puede ser molesto pero una Corea unida llena de bases militares estadounidenses sería peor”, advierte, “sin tener en cuenta la posible crisis de refugiados en las fronteras chinas”.

Cooperar con China en este sentido “no sería difícil” pero el “secreto sucio” es que “en el noreste de Asia todos preferirían mantener el statu quo”, asegura Buruma. Añade que la posibilidad de la unificación pacifica de dos Coreas es muy baja. Lo que, según el historiador, sí es peligroso y hay que evitar es que Pionyang venda sus armas al extranjero. “Solo por esta razón la cooperación con China es esencial”, enfatiza.

“Dictadura pobre y pequeña”

Asimismo, Buruma explica que  “Kim Jong-Un no renunciará a su arsenal nuclear porque es todo lo que tiene”. “Sin la bomba Corea del Norte sería no más que una dictadura pequeña y pobre”, mientras que, recuerda, “con misiles nucleares puede comportarse como una gran potencia. Y, lo que es más importante, puede retener a otras grandes potencias en el golfo”, subraya el historiador.

Por todo ello, Buruma recuerda que no hay muchas posibilidades más y que el mundo tendrá que vivir con Pionyang como potencia nuclear. Añade que es inútil presionar a China para que fuerce a Corea del Norte a que abandone sus armas nucleares. La esperanza es que Pekín pida a los norcoreanos que no las usen, afirma el historiador.

“La situación es mala pero el mundo tendrá que vivir con esto”, concluye el escritor. “Vivir bajo una dictadura brutal es un destino terrible, pero hasta esto es mejor que morir en una guerra nuclear”, remata.

 

Comentarios

Más en Internacionales