Conectar
Arriba

Capacitación en cocina, una herramienta para promover la inclusión laboral trans

Todos los martes y jueves se realiza el taller de Asistente Gastronómico destinado a integrantes del colectivo trans organizado por la subsecretaria de Diversidad Sexual, en conjunto con el Ministerio de Trabajo, con el objetivo de generar posibilidades laborales. 

Todos los martes y jueves en la cocina de La Toma (Tucumán 1349), se lleva adelante el curso de Asistente Gastronómico destinado a la población trans, enmarcado en un convenio con la asociación Paseo Pellegrini para que en un futuro sea una posible salida laboral. “El punto central es generar oportunidades, igualdad de trato en el mundo laboral, todo lo que implique discriminación en cuanto al acceso, tenemos que ir superando esa barrera y dar respuestas”, destacó el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Julio Genesini, en el marco de una visita a las alumnas y alumnos de la capacitación, que se está realizando hace dos meses con total éxito.

El proyecto fue organizado por la subsecretaria de Diversidad Sexual en articulación con el Ministerio de Trabajo, a través del programa Nexo Oportunidad, con el objetivo de brindar herramientas para abrir nuevos caminos laborales, ya que cuando se gradúen está la posibilidad de que vayan a trabajar a Paseo Pellegrini.

En tal sentido, el ministro declaró que uno de los problemas centrales que atraviesa la sociedad es la desigualdad, por lo tanto es un desafío generar condiciones de igualdad, “hay que afrontar como estado los retos que nos plantea, y tenemos una agenda que es generar igualdad de trato y de posibilidades laborales. Sabemos que no les vamos a poder resolver la vida a cada uno, pero lo cierto es que como Estado tenemos que dar una ayuda, y estar al lado”, y agregó: “pero lo tenemos que hacer en conjunto, el Estado sólo no va poder resolver esa asimetría, por eso tratamos de concientizar, de convocar a la participación y de generar instrumentos concretos para que puedan ir obteniendo mayores grados de igualdad”.  

Asimismo, el funcionario destacó la actitud positiva y predispuesta de las participantes, pese a las dificultades que les toca atravesar. “Eso valora mucho mas la actitud, porque es fácil tener una actitud positiva en un clima favorable y de posibilidades, y otra cosa es remar contra la corriente. Eso tiene un valor enorme”.

La capacitación se realiza los días martes y jueves en La Toma, y tiene una duración de casi tres horas y media, donde deben cumplir con asistencia. Es “muy emotivo”, cuenta Patricia Xiomara Emanuele, coordinadora de la Subsecretaria de Políticas de Diversidad Sexual, ya que no sólo es un espacio para aprender a cocinar, sino que también es un lugar de integración donde se puede hablar de muchos temas como la calle, las  adicciones, “ahí sabemos que todas podemos contar con todas”, afirma. Sumado a que después degustan todas juntas lo que cocinan, y se pueden llevar un plato de comida a la casa. “Están muy entusiasmadas. De todas las que se anotaron hasta ahora ninguna se bajó”, expresa.

Derribando barreras, abriendo espacios

El colectivo de hombres y mujeres trans sufre muchas dificultades para insertarse en el ambiente laboral, situación que las empuja casi obligatoriamente sin poder considerar otras posibilidades a ejercer el trabajo sexual, aunque signifique poner en riesgo su integridad física: las mujeres trans tienen una expectativa de vida de 42 años. “A los 18 años cuando deciden ser quien quieren ser, más del 80% son echadas de sus casas, después son expulsadas de las escuelas y los centros de salud. Fue tanto el abandono del Estado durante tantos años”, cuenta Pamela Rocchi, otra de las coordinadoras de la Subsecretaria de Políticas de Diversidad Sexual. Y agrega: “El 95% de las compañeras trans ejercen la prostitución en la provincia de Santa Fe, por una expulsión en la sociedad. Están aisladas, por eso desde el Estado, hay que empezar a abrir estos espacios”. 

A un año y medio de la creación de la Subsecretaria, aseguran que se ha avanzado a pasos agigantados. “Cuesta un montón, pero lo importante es que se está dando un paso, parece chiquito, parece nada, pero se está haciendo mucho”, destaca Patricia.  Aunque igualmente el trabajo en blanco continúe siendo una meta a alcanzar.

Este año uno de los grandes avances fue la implementación del cupo laboral trans en la ciudad de Rosario, donde ingresaron cinco personas de la diversidad, un hecho que generó que otras localidades tomen el ejemplo como la ciudad de Venado Tuerto, Chañar Ladeado, Capitán Bermúdez ,y San Justo. “El cupo laboral trans en Santa Fe capital está muy avanzado en la Cámara de Diputado, le faltan las dos últimas reglamentaciones para que pase a recinto. Creemos que ya va a pasar a fin de año”, destaca Pamela.

“Desde el Estado hay que dar el ejemplo, para que las empresas privadas también lo tomen. Tenemos las mismas capacidades que el resto de las personas para trabajar”, subraya Patricia. En coincidencia, Pamela concluye: “Es muchísimo lo que se ha avanzado, pero es muchísimo lo que falta. Recién cuando no haya una compañera mas laburando en la ruta, recién ahí se avanzó. Mientras tanto las compañeras siguen expuestas a un montón de cosas”. 

 

 

 

Comentarios

Más en Ciudad