Pelota de Papel refuerza el plantel y sale a la cancha para la segunda temporada

Con el doble de textos y un número duplicado de jugadores, escritores y periodistas, el libro de cuentos redobla la apuesta para seguir demostrando que los futbolistas tienen mucho para mostrar fuera de la cancha y para seguir incluyendo a chicos en la literatura. Conclusión dialogó con Nahuel Guzmán, Sebastián Domínguez, Verónica Brunati, Pablo Paván e Ignacio Bogino.

Por Santiago Fraga

Pelota de Papel no es simplemente un libro, por más que serlo ya signifique mucho. Para sus integrantes es un sueño compartido, un motor para ayudar a quienes más lo necesitan, un proyecto colectivo en donde los futbolistas agarran los lápices y cumplen su rol de referentes sociales, y donde se encuentran todas las camisetas, historias y sueños.

Para los niños, el juego se desarrolla de manera inversa. Aquella pelota de papel que patean en las calles de su barrio se desenrrolla, se plancha, deja de ser balón y vuelve a ser hoja, una hoja que los lleva a un nuevo mundo en donde caben muchos mundos: la literatura.

A través de sus ídolos, muchos jóvenes comenzaron a leer gracias a Pelota de Papel 1. Por si eso fuera poco, muchas casas de estudio para los más necesitados fueron creadas gracias a la recaudación de hecha edición, que al igual que en este segundo libro irá 100% destinada para ese fin a la Fundación Sí, en Argentina, y a otra fundación en Uruguay.

Ante un auditorio lleno en el Teatro de Empleados de Comercio, este miércoles se presentó el libro de forma oficial en Rosario, y Conclusión pudo dialogar con varios de los protagonistas. Además, estuvieron presentes Kurt Lutman, Aldo Pedro Poy, Flor Balestra, Mauro Marra y Héctor Cárdozo.

Sacarse los miedos a escribir”

Quien se hizo cargo del arco fue ni más ni menos que Nahuel ‘el Patón’ Guzmán, arquero de Tigres de México y la Selección Argentina, que supo ser campeón con Newell’s en 2013. En la primera edición había participado con su cuento “El coleccionista”, en donde narra la historia de un guardavalla al que le gustaba coleccionar goles lindos.

En esta ocasión, su nueva historia se llama “Fantasía y realidad” (en una clara referencia rockera con Callejeros), y él la describe como “una especie de anécdota que roza por momentos lo ridículo o lo alterado en tiempos y espacios”.

“Una historia con amigos, de un viaje en vacaciones con un encuentro con otro grupo de amigos que termina en una canchita de fútbol y en un picado bastante extraño, por cómo se habían dado las condiciones del viaje. Ese encuentro no sabemos bien si es contra otro equipo, si es contra nosotros mismos o contra otra gente”, contó a Conclusión Guzmán, agregando que: “Hay varias cosas que tratamos de dejar para la interpretación personal, a diferencia del cuento anterior que quedaba abierto el final”.

Para esta nueva experiencia como escritor hizo participar a sus compañeros de equipo, y destacó el volver a tener la chance de participar con su padre, Jorge, gran ilustrador rosarino. “Volver a compartir nuevamente esta aventura con él es un momento muy grato, muy lindo”, dijo el ‘uno’.

– ¿En qué momento te sentiste más nervioso: antes de que Riquelme te pateara el penal en la definición por penales entre Newell’s y Boca en 2013, o con la hoja en blanco antes de escribir tu último cuento?

– En el momento del penal en la definición de Copa Libertadores había una decisión muy marcada. Por suerte habíamos analizado las posibilidades que había de dónde podía ejecutar cada uno, tenía decisiones tomadas. En este caso, partir de una hoja en blanco, sin tener una referencia o una punta de para dónde salir, es más difícil, te tiembla un poco más la mano a la hora de arrancar, pero como decía Kurt (Lutman) creo que está en uno también sacarse los miedos a escribir, largarse y saber que no sos ni mejor ni peor que nadie, que todos los cuentos son distintos, que todos los que escriben, sean cortos, largos, más rebuscados, con diferentes vocabularios, todos son distintos, y lo lindo que tiene esto es escribir para uno también. Creo que costó arrancar en este segundo desafío, pero lo hemos conseguido.

Un libro que rompe con los estereotipos

Tras haber pasado la mañana recorriendo el barrio donde Lionel Messi creció y pateó por primera vez una pelota (de papel), Verónica Brunati, una de las referentes del periodismo deportivo, se hizo presente en el auditorio. Tras haber prologado a Roberto Bonano en el primer libro, en esta ocasión le tocó hacer lo mismo con Javier Saviola.

“Pelota de Papel es un sueño compartido”, aseguró, “un libro en el que los periodistas y los escritores cambiamos de lugar y le pasamos la pelota a los jugadores para que sean ellos los protagonistas y escriban sus cuentos”.

“Es un proyecto colectivo que tiene un fin social, y de lo que se trata es tratar de contagiar e invitar a los que no se acercan o tienen temor a la literatura a que a través de sus ídolos y referentes del fútbol se acerquen a ella”, continuó Brunati.

En lo que representa una de las mejores definiciones que los protagonistas brindaron sobre Pelota de Papel, Vero Brunati lo describe como “un libro que rompe con los estereotipos”.

“Los futbolistas son soñadores. Su vida es muy literaria y está buenísimo que se animen a escribir. Los cuentos son formidables. Todos los futbolistas lo han hecho con una entrega, una pasión y un “animarse a…”, porque muchos tenían el miedo de escribir, a la hoja en blanco, y lo han hecho de una manera extraordinaria. La verdad que es como si fueran escritores de toda la vida, aunque ya han escrito en la cancha con otro instrumento, que es la pelota, como así también sus carreras, sus vidas, sus historias”, describió de manera impecable.

Una de las características que tiene esta segunda versión de Pelota de Papel es que se refuerza aún más todavía el rol de la mujer en el fútbol. A las ilustradoras, periodistas y jugadoras que participaron del primer libro, se sumaron aun más futbolistas como Evelina Cabrera y Sol Domínguez y más escritoras.

Consultada sin embargo por la participación femenina dentro del periodismo deportivo actual, si bien ha habido un incremento en el número de profesionales que accedieron a dichos lugares de trabajo, Brunati destacó que “no es el crecimiento que uno esperaba a esta altura”.

“Yo cuando me inicié en el periodismo, hace 15 años, hasta ahora no ha cambiado tanto la situación. La verdad es que tratamos de que haya más mujeres en el periodismo deportivo, todavía no se han abierto los espacios, pero acá estamos luchando”, manifestó.

Detrás de los jugadores también hay personas que sienten y cuentan”

Así como dentro de la cancha demuestra su aguerrida presencia vistiendo la camiseta de Temperley, Ignacio Bogino también dijo presente en Pelota de Papel. El ex Rosario Central fue invitado por Ariel Scher, Ezequiel Fernández Moore y Juanky Jurado para ilustrar uno de los cuentos, pero él se animó a más y también hay un cuento suyo en la producción.

“Es una alegría formar parte de este colectivo. Los invitamos a todos a participar porque además de que tiene una calidad muy buena tiene otros significantes que son más importantes, que es construír desde otro lado, mostrar que el fútbol no es sólo plata ni sólo malas intenciones, sino que hay todo un laburo genuino y que detrás de los jugadores también hay unas personas que sienten y cuentan”, sostuvo el defensor, a quien acompañó su familia en el auditorio.

Bogino destacó a Conclusión que “toda esta iniciativa lo que hace es despertarle a uno el interés por otras cosas que nunca había hecho, como escribir, y además conocer gente que representan o buscan significados parecidos con respecto al fútbol”.

La gente sabe que el jugador además de futbolista es persona y puede poner lo que siente en un papel”

Si bien nació en Capital Federal, Sebastián Domínguez se reconoce como un rosarino más. Campeón con Newell’s en 2004, con Corinthians en 2005 y con Vélez en reiteradas ocasiones, el ‘Negro’ es uno de los principales impulsores de este sueño colectivo. En ello también se demuestra su esfuerzo, acomodando los libros y las sillas para la presentación, y su alegría al comparar lo que fue el momento de presentar el uno y el crecimiento logrado ahora.

“Realmente estoy feliz porque creo que Pelota de Papel nos sigue regalando este tipo de cosas. La gente sigue creyendo en que el jugador de fútbol es otra cosa también además de futbolista, que es persona y puede poner lo que siente en un papel. Estamos viviendo cosas lindas”, manifestó Domínguez a Conclusión.

No obstante, para Seba el camino de Pelota de Papel 1 no termina con esta nueva aventura de Pelota de Papel 2, sino que son complementarios.

“Me parece que el dos va a arrastrar al uno nuevamente, que la gente que se quedó con esa incertidumbre (porque el libro estuvo agotado mucho tiempo, sobre todo en el interior). A veces las librerías más grandes compran para tener mucho stock y eso hace que las pequeñas y medianas se queden sin ejemplares. Ahí la gente que va a comprar generalmente se frustra y no vuelve a la librería. Lo que nos da Pelota de Papel 2 es que vuelvan algunos, que puedan tener los dos, que esperen un tercero y son más de 50 cuentos en total entre los dos libros. La expectativa es que la gente encuentre algo distinto para leer, algo lindo, y que espere un tercer libro, porque todo sirve para ayudar a gente que lo necesita”, destacó el defensor, que también integró la Selección Argentina.

Sobre el armado de este nuevo plantel, Domínguez manifestó que del mail general que enviaron a las 73 personas, el 95% aceptó participar de esta segunda experiencia, con las excepciones de aquellos “que estaban tapados de laburo, otros que ya sentían que habían dado todo lo que podían y otros que pensaron que había que dejarles lugar a otros”.

“Pudimos renovar un poco pero además sumamos, y así pasamos de 73 a 143 personas. Duplicamos el número de gente que trabajó, casi duplicamos los cuentos también, y es todo una complementación. No creo que sean dos libros distintos. De hecho hasta de calidad y edición son bastante similares. Agradecemos a Planeta también por eso”, cerró el ex Newell’s.

Los jugadores se ponen la real camiseta de referentes sociales

Tras haber prologado a Jorge Sampaoli en la primera aventura de Pelota de Papel, Pablo Paván vuelve a formar parte del plantel para darle introducción a un gran cuento del ex defensor de River y periodista Gustavo Lombardi.

Sosteniendo el micrófono en el rol de presentador de la noche, Paván también se mostró desde tempranas horas organizando y ordenando todo para el momento decisivo, vistiendo la camiseta de volante organizador. Así también lo expresó su alegría, manifestando que “todo lo que genera Pelota de Papel es hermoso” y que “es formar parte de un sueño colectivo”.

“Es nuestra forma poder ayudar a chicos a formarse, que puedan estudiar, y también a generar en el resto una puerta de entrada a la lectura, para los más pequeños sobre todo, que son gente que quiere estudiar, formarse y necesita del vehículo de la Fundación Sí. Es un poco el motor de todo esto como para que nos sigamos entusiasmando con escribir”, aseguró el periodista casildense.

El escritor, autor también de la biografía del actual técnico de la Selección Argentina, manifestó que con este libro los futbolistas “están cumpliendo el real rol de referentes sociales que tienen los jugadores”.

“Son ídolos de ellos por lo que hacen dentro del campo, y me parece que están justificando esa estatura de ídolo también afuera”, afirmó a Conclusión.

Sobre este segundo episodio, sostuvo que les genera un montón de expectativas gracias a la aparición de jugadores como Fernando Gago y Sol Domínguez, capaces de arrastrar consigo a una gran cantidad de niños y niñas que se involucrarán con el libro y entrarán al mundo literario.

“Una tarde de verano me llegó un mail de Juanky, y cuando lo vi no sabía si era para mí porque tenía otro destinatario. Cuando me confirmó que la invitación era para mí me emocioné, y después cuando leí el cuento de Gustavo Lombardi mucho más, porque toma una cuestión que es de fondo casi en el libro, que es el jugador haciendo otra cosa que no es jugar al fútbol, y eso me parece que es un acto que tiene una potencia enorme. Ojalá que haya estado a la altura de las circunstancias como prólogo porque a mí me pegó muy fuerte, y me identifiqué mucho con el costado que muestran los futbolistas en Pelota de Papel”, cerró Paván, asegurando que esto último fue “casi un resumen del libro”.

Pelota de Papel 2 ya salió a la cancha con la ilusión de volver a pelear el campeonato, y el partido sólo recién comienza.