lo más importante

Clausuraron varios molinos harineros y aceiteras en Santa Fe y Buenos Aires

Lo llevó a cabo el ministerio de Agroindustria, a través de la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario tras una serie de operativos de control. Además, se confiscaron más de 4300 toneladas de trigo.

 

 

El Ministerio de Agroindustria, a través de la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario, realizó inspecciones en molinos harineros y aceiteras de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe con interdicciones por más de 4300 toneladas de trigo y también clausuras.

Se realizó una inspección integral en un importante molino de harina de trigo en la localidad bonaerense de Coronel Suarez, motivada por el incumplimiento de presentación de la Encuesta Técnica 2017.

En el operativo se detectaron inconsistencias entre los saldos de trigo declarados en el Registro Sistémico de Movimientos y Existencias de Granos previsto en la Resolución Conjunta General 4167-E 2017 establecida por la cartera y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), y las existencias de mercadería cubicada en planta por el personal actuante.

También se hallaron inconsistencias en el Controlador Fiscal de Molienda (caudalímetro) por lo que el hecho motivó la clausura preventiva de la planta y la interdicción de más de 970 toneladas de trigo hasta tanto la firma regularice la situación.

Por su parte, en la localidad bonaerense de San Cayetano, se inspeccionó un importante molino de harina de trigo, que operaba con el caudalímetro descalibrado y poseía en existencia más de 3300 toneladas de trigo que no contaban con ninguna documentación de amparo. Situación que motivó la interdicción del total de la mercadería.

Tareas de inteligencia, análisis y seguimiento realizadas en Santa Fe permitieron clausurar una aceitera en la localidad de San José de la Esquina, Departamento de Caseros.

La firma estaba suspendida en el Registro Fiscal de Operadores de Granos de la AFIP y en el Registro Único de la Cadena Agroindustrial (RUCA), sin embargo seguía operando en el mercado sin ninguna documentación que respaldara la mercadería procesada.

“Es misión de la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario (SUCCA) impedir estas irregularidades que atentan contra la transparencia del mercado, no permiten establecer circuitos comerciales, procesos industriales consistentes, adecuados y trazables e implican una competencia desleal para con quienes cumplen con las normativas vigentes”, indicó un comunicado oficial.