Conectar
Arriba

Testigo vuelve a poner en el ojo de la tormenta la investigación de Vienna

Tiene identidad reservada y se desdijo de su declaración anterior. Apuntó contra la la División Judiciales y el magistrado por haberle tendido una trampa y haber completado una declaración que le obligaron a firmar. La Fiscalía lo acusará de falso testimonio.

Por Florencia Vizzi

“Señor juez, yo quiero explicar como llegué acá. Yo tenía una relación con German Almirón,  de la Brigada de Judiciales. Cuando yo caigo detenido, él me dijo que me iba a ayudar con mi causa y me pidió un dinero para arreglar mi libertad condicional. Un día me citaron a Tribunales y yo fui creyendo que era por mi causa, que estaba en el juzgado de instrucción N° 1. Pero cuando llegamos ahí, me llevaron al despacho del juez (Juan Carlos) Vienna. Lo saludé y me llevaron a otra oficina, que estaba al lado en el que había tres personas. Y ahí me preguntaron si conocía a los Cantero y me dijeron que me iban a ayudar. Y me dieron esta declaración que que estaba armada y la rellenaron con lo que les parecía, por eso hay cosas que están en la declaración que no conozco, son cosas que yo no dije nunca”. 

Con este relato, que se hizo a pesar del notorio enojo del fiscal Gonzalo Fernández Bussy, el testigo de identidad reservada pateó el tablero y dio vuelta un testimonio que para la Acusación era clave a fin de demostrar las actividades ilícitas de la banda de Las Flores. Desde la Fiscalía anunciaron que se elevará una causa por falso testimonio, en tanto, los defensores solicitaron que se investiguen los delitos de incumplimiento de deberes de funcionarios públicos y prevaricato en este tema.

Germán Almirón, quien durante un tiempo fue parte de la División Judiciales, no es otro que el hombre acusado de planear el asesinato del juez Juan Carlos Vienna y del fiscal Guillermo Camporini. Fue condenado a seis años de prisión por  haber organizado la escandalosa fuga de la comisaría 15 de un hombre sindicado como sicario de la banda, Juan Domingo Ramírez, y por extorsionar a la mujer del mismo.

El testimonio que no fue

Por momentos, Gonzalo Fernández Bussy pareció perder el control de la situación y se mostró bastante molesto. Solicitó tratar al testigo como hostil, mientras el hombre insistía en que le dejen explicar por qué había llegado allí, cosa que el presidente del Tribunal hizo luego de que el fiscal lo interrogara.

En el primer tramo del interrogatorio, le preguntó si conocía a los Cantero y la naturaleza de las actividades que ellos realizaban. Pero las respuestas fueron vagas, y el hombre sólo admitió conocerlos del barrio, pero señaló que no sabía a que se dedicaba ni cual era su relación con otras familias. “Los conozco del barrio, del boliche, de haberlos cruzado en la calle. Pero más que eso no sé. Ni se cual era la relación con los Vazquez, creo que eran amigos”.

Fernández Bussy señaló inconsistencias con su declaración anterior, por lo cual, lo obligó a leerla luego de hacerlo reconocer su firma. “La relación de los Vázquez (familia mencionada por cercanías a los Cantero) con Monchi era que ellos fueron abastecedores de drogas y la traían acá desde Buenos Aires o Bolivia, por ruta”, leyó en un primer tramo. Y, a pesar de su reticencia y su insistencia en explicar como había llegado allí, el fiscal lo obligó a releer otra parte de aquella declaración que dijo haber firmado bajo coacción,  luego de que negara saber a qué se dedicaba el clan que operaba en Las Flores. “El negocio de los Cantero en sí no había sido tanto la droga sino la protección, lo que hacía Guille era mandar a tirar tiros a los bunker y te dejaba el teléfono, arreglaba y protegía y ahí ya se decía que ese bunker estaba protegido por el Guille. Además, tenían quioscos en República de la Sexta, trabajaban para Guille el Ema, el Pibu Villa y Vilches. Compraban la mercadería y la protección, que era un porcentaje de las ventas. Además, Guille los abastecía con 4 o 5 fierros que no podían perder”, volvió a leer el hombre que declaró bajo identidad reservada, que actulamente cumple condena por participar de un homicidio perpetrado en el año 2012.

Falsas promesas

Una vez finalizada la lectura exigida por los fiscales, el hombre hizo su descargo y juró que nunca había declarado lo que figuraba en el acta. En el contraexamen confirmó que fue llevado al juzgado del juez Vienna sin saber que iba a declarar para la causa 913/12, y que ahí, cuando le preguntaron por los Cantero, sólo dijo que los conocía. “Lo otro lo completó todo Almirón y me hicieron firmarlo”.

Interrogado sobre por qué accedió a estampar su firma, dijo que a cambio de ella le ” prometieron la libertad”. “Yo creo que querían una justificación por el dinero que me habían pedido anteriormente. Por eso tenía que firmar ese escrito. Porque él me pidió un dinero y no se como fue destinado, entonces a lo mejor con esto me podía dar una mano y yo tenía que firmar”, se explayó.

“Fueron todas falsas promesas”, manifestó el testigo en varias oportunidades, y también señaló que la Fiscalía le ofreció un juicio abreviado a cambio de ratificar su declaración frente al Tribunal.

A partir de estos dichos, el fiscal Gonzalo Fernández Bussy, solicitó que se lo investigue por falso testimonio en tanto que los defensores reclamaron que la investigación sea por los delitos de incumplimiento de deberes de funcionarios públicos y prevaricato, “Hay indicios graves de que ha habido una actividad irregular, por lo menos, por parte de la Brigada de Judiciales”, señaló Carlos Varela.

“Creo que va quedando materializado todo lo que venimos manifestando desde hace tiempo, el nivel de delincuencia que tenía la brigada de judiciales ha alcanzado ribetes cinematográficos, a lo que se le suma la actividad ilegal del propio juzgado que intervino en su momento . El testigo vino a decir que firmó una declaración cuyo contenido fue completado por una persona de la Brigada de Judiciales. Es una cuestión de suma gravedad institucional”, manifestó.

La respuesta del “Guille”

Una vez finalizada la declaración del testigo de identidad reservada, y poco antes de que se diera por finalizada la audiencia, la fría sala del Centro de Justicia Penal fue escenario de una sorpresa. Ariel Máximo Cantero, popularmente conocido como “Guille” pidió la palabra y se sentó frente a los jueces para referirse a la declaración de Luis Paz del día anterior y responderle.

Yo quería hablar por los dichos de Luis Paz ayer. Yo pregunto si aquí viene cualquier testigo y dice lo que quiere y no le llaman la atención”. “El señor Paz dijo que mi familia mató a medio Rosario, yo tengo una nena de trece años que va a la escuela y mi mamá me dijo que faltó a la escuela por los dichos de Luis Paz”. “Yo quiero saber si  puedo hacer una denuncia a Luis Paz por sus dichos. Porque el que está imputado soy yo, y yo sé que estoy acusado por un solo homicidio, no por los 200 homicidios que hay acá en Rosario”.“Porque si es por los dichos del señor Paz, yo también puedo decir que tengo conocimiento de que el señor Paz vende droga, yo tengo a los testigos a los que les vendió”.

Notas Relacionadas

“Guille” Cantero: “Como juez, le pido que valore lo que se dice en el juicio que usted maneja”

 

 

 

Comentarios

Más en Policiales