La suba del dólar y su impacto en el sistema sanitario

La divisa norteamericana vuelve a dispararse por estos días, generando incertidumbre en los mercados y temor en la ciudadanía por el impacto en salarios, consumo e inflación. Miguel Rabbia, especialista en materia de salud, contempla las posibles derivaciones que tendrá en prestaciones sanitarias. 

Al decir de los economistas, sin dudas la devaluación de nuestra moneda trae aparejada inflación y caída del poder adquisitivo de los ciudadanos que tenemos nuestros ingresos en pesos.

La brutal devaluación de los últimos meses genera múltiples problemas en el sector en que nos desempeñamos: el de la salud. Los insumos están dolarizados y los ingresos pesificados.

En el sector sanitario una buena parte de los insumos y de la tecnología disponible son importados desde una simple jeringa, pasando por medicamentos, prótesis, marcapasos, hasta los equipos de imágenes y de alta tecnología.

Las instituciones prestadoras (sanatorios) ya han puesto en alerta a la sociedad con respecto a esta situación y lo mismo están sufriendo las entidades financiadoras (obras sociales), las cuales reciben sus ingresos de un proporcional de los salarios de los trabajadores y en los últimos tiempos los salarios suben por las escaleras y la inflación y el dólar por los ascensores.

El escenario se muestra bien difícil. Como gestores de realidades complejas nos queda maximizar la racionalidad para evitar que nos empujen hacia el racionamiento. Esperamos estar a la altura de las circunstancias.

*Miguel Rabbia – Médico – Mat. Nº 12.102