El domingo se dio un espectáculo insólito en Australia que sorprendió a especialistas: 10 sapos se montaron sobre una pitón de 3,5 metros.

Como si se tratara de un colectivo cargado, los animales fueron filmados en un video que rápidamente se viralizó. Pero, ¿Por qué lo hicieron?

Paul y Anne Mock estaban en casa con sus hijas en la remota ciudad de Kununurra, en el oeste de Australia, cuando una gran tormenta subió el nivel de un lago de la zona.

“El lago estaba tan lleno que había tapado las madrigueras de sapo de caña alrededor de la orilla y todos estaban sentados sobre la hierba, miles de ellos”, dijo Paul a The Guardian.

Los sapos salieron a buscar un terreno más alto y también escapó Monty, una pitón de 3,5 metros que fue vista por Paul en plena tormenta. Pero lo más llamativo fue que llevaba “pasajeros”.

“Estaba literalmente moviéndose a través de la hierba a toda velocidad con los sapos colgando”, dijo Mock. “Pensé que era fascinante que algunos de los reptiles locales se hayan acostumbrado a (los sapos de caña) y no se los coman”.

Ante semejante escena, el hermano de Mock, tomó una foto y luego la publicó en Twitter, lo que provocó desde asombro hasta bromas.

¿Qué sucedió?

La experta en anfibios Jodi Rowley, catedrática de ciencias biológicas en la Universidad de Nueva Gales del Sur, informó un poco sobre lo que ocurrió.

Según explicó en la red social los sapos machos no estaban aprovechando el movimiento de la pitón para trasladarse, si no que intentaban “aparearse con la serpiente”.

“Este es uno de los videos más asombrosos que he visto”, explicó la mujer y luego añadió: “Muchos y ‘muy’ calientes sapos de caña tratando de hacerlo con una gran pitón olive, con otras ranas cantando alrededor”.