El predio de Bella Vista pasó a llamarse Centro de Entrenamiento Jorge B. Griffa, en honor a una de las personas cuyo legado marcó profundamente la forma de hacer escuela en el fútbol de esta institución. Esta tarde en el ingreso del complejo, se oficializó el nuevo nombre, con la presencia de dirigentes, ex jugadores y miembros de la familia leprosa.

Jorge Griffa, habló durante el evento: “Para mí es una gran satisfacción estar acá y ver los colores en donde uno a estado mucho tiempo pegado a eso. Cuando empezamos a hacer esto, nadie creía en lo que ibamos a hacer, teníamos que inventar algo, en vez de esperar al jugador acá, lo ibamos a buscar nosotros”.

El Maestro, hizo un poco de historia y contó como empezó todo: “Acá había un basural, un día le dije al presidente García Eyrea, si no se arregla esto me voy del club. Hemos vivido tanto acá dentro, que uno se olvidaba de vivir, tuve gente que me acompañó en la idea que yo pensé”.

“Le dije al presidente hay que comprar este predio, el próximo jugador que se vendiera teníamos que invertir. Tuvimos que tapar el basural, todo con tierra y se hicieron un montón de cosas”, sentenció el entrenador.

Griffa dejó una frase contundente: “Para tener éxito hay que hacer un gran esfuerzo, y Newell’s tiene que estar en ese camino, trayendo jugadores de todos los rincones del país”.

Los miembros de la Comisión Directiva habían decidido en forma unánime, darle un reconocimiento institucional al pionero de inferiores, ya que “el club le debía a Jorge Griffa desde hace mucho tiempo, si bien se han realizado actos y se ha hecho público el agradecimiento que esta casa tiene hacia él, faltaba algo que fuera permanente, que recuerde cada día lo que dejó esta gran persona”, comentó Cristian D’Amico, uno de los directivos que impulsó esta idea junto al presidente, Eduardo Bermúdez.