Por Pablo Martínez

El delantero rosarino Neri Bandiera cumplió el primer objetivo de su carrera futbolística: llegar a la primera división de AFA, ya que jugará en Aldosivi de Mar del Plata en esta temporada. El presente del goleador tiene una historia previa, pues recorrió un largo camino de esfuerzos y sacrificios.

Bandiera inició su derrotero personal jugando en las inferiores de Adiur, Tiro Federal y Renato Cesarini, donde se consagró goleador del Torneo Molinas. Hasta que apareció la oportunidad en el ascenso, jugó 2 años en Sarmiento de Chaco y un tiempo más tarde desembarcó en Juventud Unida de Gualeguaychú que estaba en el Argentino A y al año y medio ascendió al Nacional B, donde militó hasta el año pasado.

El Tiburón marplatense lo venía siguiendo al rosarino por sus destacadas actuaciones y lo contrató hace unas semanas para sumarse al plantel que dirige Fernando Quiroz, por un año y medio.

Neri Bandiera dialogó con Conclusión sobre su carrera deportiva, que transformó un sueño en un hecho real: “Es lo que uno sueña siempre llegar a primera, cuando hace unos años estaba en el Argentino B no imaginaba que iba a ser todo tan rápido, pero siempre tuve la confianza que podía llegar”. Y agregó: “Este es el principio, por el momento la idea es afianzarme en Aldosivi y en la categoría, y si las cosas van bien siempre esta la idea de progresar pero por ahora con tranquilidad disfrutando día a día de estar en primera división que no fue nada fácil conseguirlo”.

En cuanto a su historia como jugador, siempre hay puntales que respaldan el crecimiento: “Uno siempre se acuerda del baby cuando los viejos me llevaban a entrenar y me compraban los botines, eso no se olvida. Después cuando fui creciendo forme mi familia con mi señora, Georgina y mi hijo Máximo, que son el sostén de todo y siempre estan ahí. Y futbolisticamente, estoy muy agradecido de Salvador Capitano, Alberto Bulleri, cuando estuve Tiro y Renato, que también me ayudaron mucho y de Acosta y Fiorotto técnicos de Juventud que me enseñaron y se portaron muy bien conmigo”.

Por último, hizo referencia a su nuevo club, Aldosivi, al decir que “en este poco tiempo que estoy noté que Teté Quiroz se preocupa por el jugador y está cerca, eso está bueno. Lo primero que uno quiere es ganarse un lugar pero hay que estar tranquilo y sumar de donde a uno le toque, si es de entrada bienvenido sea y sino a pelearla como siempre”.

Neri Bandiera es muy optimista. Sólo en el inicio de su carrera pensó en dejar todo: “Cuando me dejaron libre de Tiro Federal a los 20 años fue complicado, ya no era tan pibe y la brecha se acortaba pero yo tenia una idea fija que era vivir del fútbol, pero seguí adelante aferrado a ese deseo y pude llegar”.