Los jugadores de la Selección argentina de fútbol disfrutaron hoy de un baño de cariño en Córdoba, donde visitaron un hospital y luego entrenaron ante más de 15 mil personas, la mayoría niños y niñas, en la cancha de Instituto, como previa del segundo amistoso frente a México, el próximo martes en Mendoza.

Fue un clima totalmente distendido, en el que Paulo Dybala fue “la joya” de la jornada, en su regreso al césped que lo vio debutar como profesional, antes de seguir su carrera en Europa y llegar a la Juventus de Italia.

Las tribunas estaban casi completas en el estadio “Juan Domingo Perón”, en el barrio de Alta Córdoba, desde varias horas antes y evidenciaban la expectativa que levantó el conjunto dirigido por Lionel Scaloni, que el viernes superó 2-0 a México en el estadio “Mario Alberto Kempes”.

“Les agradezco en nombre mío y de mis compañeros el apoyo, que lo necesitamos siempre en las buenas y en las malas”, dijo Dybala a través de los parlantes del estadio.

Desde que Paulo entró a la cancha, junto a sus compañeros de la Selección, todas las miradas, comentarios y gritos se posaron en él y en cualquiera de los detalles de sus movimientos en el estadio.

La práctica, armada con distendidos ejercicios por el entrenador Lionel Scaloni, fue precedida por un show artistico musical y de zumba para ir acompañando la previa con el que se fue contagiando la gente y la mayoría de chicos que concurrió.

Primero el plantel se dividió en dos grupos que se armaron en círculo haciendo golpes de cabeza a un toque, de espaldas a dos arcos pequeños e intentando convertir el gol.

Luego, en un ejercicio de mayor intensidad, dividió al plantel en tres equipos que debían intercambiar presión por presión en un espacio muy reducido.

En el termómetro de gritos entre la gente y los jugadores además de Dybala, los mas ovacionados fueron “Chiquito” Romero, Mauro Icardi, Renzo Saravia, Ramiro Funes Mori, Correa, Martínez y Lo Celso. Y por supuesto, Franco “Mudo” Vázquez, otro de los cordobeses.

Mañana emotiva

Más temprano, a primera hora del domingo, todos los integrantes de la Selección argentina e incluso dirigentes de la AFA, encabezados por el presidente, Claudio “Chiqui” Tapia, visitaron el Hospital de Niños de Córdoba.

Allí entregaron pelotas e indumentaria de la Selección albiceleste a los chicos que están internados y con problemas de salud.

“Una mañana emotiva junto a jugadores y cuerpo técnico de Argentina en el Hospital de niños de Córdoba. Me quedará por siempre grabada la cara de emoción de esos nenes viendo a sus ídolos. Gracias a todos los que nos acompañaron”, publicó “Chiqui” Tapia en su cuenta de Twitter.