El entrenador de Central, Leonardo Fernández, charló con los periodistas tras la derrota ante River, en el Monumental y afirmó que: “Fue un partido raro. En dos jugadas terminamos perdiendo un partido que estaba tranquilo. Si bien ellos tenían la pelota no nos inquietaban, nosotros tuvimos una clara y no pudimos abrir el marcador. Después nos quedamos con las manos vacías”.

“Estábamos ordenados. Fue un partido tranquilo, trabajado en la mitad de la cancha en ambos equipos. El cambio de Cabezas nos perjudicó un poco porque teníamos bien controlados a los delanteros rivales”, afirmó el entrenador Canalla.

De cara al futuro, Fernández aseguró: “Ahora hay que trabajar y seguir mejorando. Nos faltó claridad de tres cuartos en adelante para poder golpear, en alguna jugada lo pudimos hacer, pero tendríamos que tener más continuidad en ese juego”.

“Mientras tengamos chances matemáticas de clasificar a la próxima Sudamericana vamos a pelear”, sentenció el DT.