Uno de los grandes referentes que tiene el plantel actual de Newell’s Old Boys, Pablo Pérez, brindó este lunes una videoconferencia de prensa en la que habló sobre su estado actual y sobre el regreso del fútbol, asegurando que está recuperado “al 100%” de su lesión y que se ilusiona con pelear Liga, Copa Argentina y Copa Sudamericana, si el equipo mantiene la mentalidad y el nivel de trabajo que llevaba hasta la suspensión de las competiciones por la pandemia del coronavirus.

Respecto de su estado físico, sostuvo que se siente “al 100%” recuperado y que se encuentra “haciendo ejercicios para fortalecer la lesión”, pero que incluso ya se había quedado “con la espina de no poder probar jugar contra Patronato”, ya que se había hecho “mucha ilusión de que iba a llegar, aunque era difícil”. Así, agregó que “esa semana había entrenado bien y ya estaba casi recuperado”, y que hoy se encuentra “entrenando todos los días” en su casa, algo que “requiere mucho de lo psicológico porque no estamos acostumbrados a entrenar solos”.

Esto se suma a la manera en la que regresó al club, asegurando que su vuelta se dio “muy fuerte, sentimentalmente y físicamente, con mucha energía y muchas ganas”.

El mediocampista leproso, que desde su regreso disputó tres partidos y anotó un gol, aseguró que está ilusionado con poder disputar las tres competiciones que Newell’s tendrá a su regreso en el plano nacional e internacional, especialmente con la participación en la Copa Sudamericana 2021.

Me ilusionan los tres frentes: Liga, Copa Argentina y Sudamericana. Sé que hay material, aunque es difícil. Y hay gente joven que tiene el objetivo muy alto y gente que tiene experiencia en estas situaciones. Me ilusiono, lo deseo y lo sueño. Y a la vez hay que prepararse”, sostuvo Pérez, quien agregó que “es un sueño o un deseo apuntar a una copa internacional y en este momento se da la Sudamericana, es una gran posibilidad para poder pelear el torneo y darle un trofeo internacional al club”.

En ese sentido, Pablo Pérez sostuvo que si el regreso al fútbol se da con un torneo corto sería “una gran posibilidad para todos los clubes”, que “todos le van a dar importancia, aún más que otras ligas” y que en ese caso “todos tendríamos posibilidades”.

“Aparte si se hace el torneo corto y el que sale campeón entra a la Libertadores es una gran chance para entrar a la copa. La Copa Argentina, en caso de que se juegue, también es una posibilidad para pelearla, un deseo para estos objetivos cortos. Con la Sudamericana estás más lejano, pero ¿cómo no ilusionarme con una copa internacional, que es lo que anhela la ciudad y lo que quiere el hincha de Newell’s? Ojalá que podamos pelear todo, es el deseo y tengo la fe en este plantel, que si volvemos como terminamos el torneo pasado yo creo que tenemos chances de lograrlo”, apuntó el volante rojinegro, quien volvió al club en enero de este año, tras su paso por Europa, Boca e Independiente.

Precisamente, sobre la etapa actual de su carrera, Pérez aseguró que “es magnífica”.

“Poder disfrutar de mi casa, de la camiseta de Newell’s… este momento me encuentra con mucha más claridad en el juego, entiendo otras cosas, me encuentra entero y me da mucha felicidad de volver al club de esta manera y no de otra. Me siento muy feliz por mi parte física, por la experiencia que venga acumulando y eso va a hacer que lo disfrute dentro de la cancha”, detalló.

De este plantel, en el que destacó los jugadores jóvenes como Jerónimo Cacciabue, Aníbal Moreno o Nicolás Castro, sostuvo que es “muy bueno en cuanto a lo humano y la convivencia”, algo que “es difícil de conseguirlo” y que “se disfruta y se ve en los chicos”.

“Estamos todos comprometidos y concentrados con el objetivo, que era salvarse de esta situación. Se los veía compitiendo internamente muy bien, muy dinámico y con jugadores muy importantes, que en el futuro serán grandes jugadores y podrán jugar en Europa y ojalá que en la Selección”, indicó el número 26 leproso, que además agregó que se puso “contento” cuando se enteró que Frank Darío Kudelka sería el director técnico del equipo: “Es un tipo muy capaz y lo está demostrando. Nos está dando la satisfacción de mejorar al equipo y mejorar al club, y le puede dar mucho más, es muy exigente y te tiene siempre al límite, y es lo que necesita el plantel. Salimos de un momento difícil y ahora podemos transitar uno mejor”.

Nacho es un deseo que tenemos todos”

En la videoconferencia, Pablo Pérez se refirió a quien fuera su compañero en el Newell’s campeón del 2013 y luego rival en los numerosos clásicos entre River y Boca, Ignacio Scocco, asegurando que el regreso de ‘Nacho’ a la institución del Parque es “un deseo” que tienen “todos, no solamente como compañeros sino como hinchas”.

Todos lo queremos acá. Ganó dos títulos con esta camiseta, si viene va a jerarquizar el plantel y mejorarnos a nosotros como jugadores de futbol. También humanamente suma un montón. Es un deseo que tenemos todos, pero es una situación compleja, difícil para él. Ojalá que la resuelva de la mejor manera, tanto con River como para estar con Newell’s”, aseguró.

Sobre su regreso en particular, Pérez señaló que regresó al club para retirarse: “Desde el día que me fui dije que era un hasta luego, siempre tuve en la cabeza hacer mi carrera, más que me tocó irme a Europa, después pasar por Boca que fue una gran experiencia, creo que única y que me mejoró en muchos aspectos, y ahora que volví a casa me siento entero, es mi lugar en el mundo, he mejorado detalles o cosas que también se hacen fuera del club, y estando en esta situación de ya tener un recorrido y haber pasado muchas cosas buenas y malas es diferente, lo puedo disfrutar más. Estar en mi casa es maravilloso, ojalá que pueda disfrutar del resto de mi carrera con esta camiseta. El deseo que tengo es que volví para ya retirarme. Uno nunca sabe qué puede pasar, pero mi idea y mi mentalidad es retirarme con esta camiseta. Después pueden pasar cosas y situaciones como a otros jugadores, pero mi idea ya que volví y estoy disfrutando es retirarme acá”.

Asímismo, recordó que cuando le tocó irse por primera vez del club, en 2009 rumbo al Emelec de Ecuador, no lo había hecho de la mejor manera.

“Me fui mal, no entendía muchas cosas, no competía de la misma manera que hoy me toca competir, y sobre todo no bajé los brazos, porque me tocó a ir a un lugar como Ecuador en donde extrañé mucho a Newell’s y me hizo valorar mucho lo que tenía. Volví, me fui a Unión, y si bien ahí cumplimos el objetivo volví diferente, con otros valores y volví en una situación diferente, peleando el descenso… y terminamos siendo campeones. Lo importante es no bajar los brazos, ser siempre un poco más que el resto y entrenarse siempre al 100%. Luchar para progresar. Yo cometí muchos errores al principio y después los corregí y me fortalecí, no solo físicamente sino mental, y me tocó hacer una carrera aceptable que hoy me da orgullo”, reflexionó.

¿Qué pasó en la cancha de Racing?

El 28 de febrero de este año, Newell’s igualó 1 a 1 en El Cilindro de Avellaneda frente a Racing, en un encuentro en el que Pablo Pérez se lesionó duramente, protagonizando una escena bastante particular.

Su lesión se dio justo cuando Sebastián Palacios anotó el empate para el equipo rojinegro y el jugador, en su impotencia, decidió retirarse del campo de juego y sentarse en el banco de suplentes, sin que Kudelka tuviera oportunidad de realizar un cambio y reanudándose el juego 11 contra 10, en una jugada en la que Racing casi convierte el 2 a 1.

Las cámaras de la transmisión enfocaron al director técnico furioso con la situación y a un Pérez extrañado, y luego se reflexionó además sobre el hecho de que el jugador se encontraba con cuatro amarillas y podría haber aprovechado la salida por lesión para “limpiarse”.

Consultado sobre aquel momento, el jugador sonrió y dijo que “fue raro”.

“Estaba corriendo tanto que hasta yo mismo pensé que no me iba a dar el cuerpo y que iba reventar. Quería correr y quería ganar de cualquier forma, y el cuerpo ya me había avisado que algo me iba a pasar. Salgo en un pique y cuando me pincha automáticamente me bloqueo. Me quedé pensando solo, qué me había pasado. Salí para volver a entrar, y cuando quise volver no entendía qué había pasado. Cuando me levanté del banco y quise caminar para volver, me di cuenta que me había lesionado, y recién después me había acordado lo de la amarilla. No lo había pensado”, comentó el jugador, recordándolo con gracia y como algo anecdótico.

Finalmente, el jugador habló sobre el club con el que se encontró en estos meses de regreso, asegurando que lo ve “muy ordenado, prolijo, con instalaciones más avanzadas, el hotel tiene todas las comodidades, los chicos contentos con lo que están haciendo dirigentes, cuerpo técnico y cuerpo médico”.

“Encontré un orden que hace que todos trabajemos tranquilos y nos podamos exigir de la manera más exigente”, sostuvo el jugador.

Además, también recordó el clásico rosarino: “El clásico lo extrañé mucho, es un clásico que no es normal, tiene mucha pasión y folclore, tiene partes que no me gusta que es la violencia, que eso lo tenemos que corregir. Es uno de los clásicos más lindos del fútbol argentino. Extraño jugar el clásico en ambas canchas. Me tocó ganar, me tocó perder, siempre lo disfruté mucho. Ojalá podamos jugarlo nuevamente”.