Los responsables de la Staatsoper Unter den Linden de Berlín, la orquesta filarmónica estatal de esa capital alemana, afirmaron que se reunirán con todas las partes implicadas para aclarar las denuncias por maltratos y humillaciones que algunos de sus ex integrantes realizaron contra su director, el argentino-israelí Daniel Barenboim.

“Estudiaremos todas las informaciones que nos lleguen y luego buscaremos el diálogo con todos los implicados”, dijo el director general de la institución, Matthias Schulz.

Esto surgió a raíz de testimonios en distintos medios del percusionista Willy Hilgers y el trombonista Martin Reinhardt, quienes contaron sus padecimientos en sus pasos por esa institución.
Hilgers, quien formó parte de la orquesta entre 1998 y 2013, contó que las humillaciones sufridas por parte de Barenboim le había provocado hipertensión y depresiones, y que sólo podía tocar cuando recurría a antidepresivos.

En tanto, Reinhardt narró que eran frecuentes los cambios de humor del director, situación que lo llevó a padecer insomnio por temor a ir a su trabajo.

Al tomar conocimiento de estos dichos, a los que se sumaron otras denuncias anónimas, el director argentino-israelí rechazó las acusaciones y sostuvo que eran parte de una campaña en su contra para que se fuera de Berlín.