La escritora nicaragüense María López Vigil ganó la primera edición del Premio Cervantes Chico Iberoamericano, el cual reconoce la obra de un autor de literatura infantil y juvenil en lengua castellana y de la región lingüística de Iberia y de América.

Escritora, periodista y teóloga premiada es considerada una precursora de la literatura infantil en su país, cuya obra literaria -con títulos como “Los dientes de Joaquín” y “Cinco noches arrechas”- contribuyó a que los jóvenes de Nicaragua conozcan mejor sus raíces, su identidad y la riqueza del lenguaje de su país.

Galardón específico

De este modo, el Premio Cervantes Chico Iberoamericano, que otorga el Ayuntamiento de Alcalá de Henares de España, incorpora un galardón específico para la región iberoamericana que se suma al tradicional Premio Cervantes Chico, en cuya XXIII edición distinguió a Carlo Frabetti.

Con más de 70 libros publicados, Fabretti -escritor, matemático y guionista- fue reconocido por su “amplia y exitosa trayectoria literaria en el mundo infantil y juvenil”, de acuerdo al fallo del jurado, citado por la agencia de noticias Efe.