“La Bomba de Tiempo” es un grupo de percusión que practica la improvisación con señas. Con más de 70 señas el director va conduciendo a los músicos y creando la música en tiempo real que al interactuar con la energía del público hacen que cada show sea único e irrepetible

El próximo sábado 3 de noviembre a la medianoche se presentarán en el Vorterix, junto a “Patagonia Revelde” y “Rosario Smowing” como bandas invitadas, serán las encargadas de brindar este explosivo show.

Antes de la presentación Andy Inchausti, miembro de “La Bomba de Tiempo”, habló con Conclusión.

—¿Cómo  es su relación con el público rosarino?

—Bien siempre son muy cálidos y con “La Bomba” siempre se genera una energía muy especial. Hay mucho entusiasmo por este show.

—¿Es complicado hacer este tipo de performance con lenguaje de señas?

—Hace falta cierta práctica, digamos que el grupo ya está acostumbrado después de estar tocando este estilo suena muy bien. No es sencillo es todo un desarrollo musical del grupo, de los integrantes que somos. Tenemos un código que lo venimos siguiendo hace 12 años y funcionamos muy bien.

—¿Cuál fue el momento más gratificante de “La Bomba”?

—La gira que hicimos en 2015 de Londres y Dubai fueron los puntos más altos del grupo. Fuimos teloneros en Dubai de Carlos Santana, fue emocionante porque era en el marco de un festival muy importante, con un público super cosmopolita. Ya estamos proyectando para 2019 una gira por Londres, Madrid y Barcelona.

—También es gratificante para el público que se encuentra con un espectáculo diferente.

—La adrenalina de construir la música en vivo a través del lenguaje de la improvisación, te da ese vértigo que todo sea nuevo. Siempre de alguna manera es un desafío hacer sonar la música y conectar con el público. Toda esa energía se renueva en cada concierto.

—¿Rosario va a explotar el fin de semana con “La Bomba”?

—Seguro, “La Bomba” explota siempre. Le vamos a dar al público un momento de libertad, de conexión con la música y con los demás. Se arman cosas muy especiales con el público, con palmas y cantos que aparecen. La interacción con el público es clave para la banda.