A 500 años de su fallecimiento, la genialidad creativa de Leonardo Da Vinci toma cuerpo y movimiento en una muestra co-organizada con el Consulado General de Italia en Rosario y compuesta por las réplicas de sus máquinas construidas de forma artesanal por Juan Carlos Zampieri.

Los objetos que componen la exhibición fueron desarrollados descifrando meticulosamente los Códigos de Da Vinci para reproducir las máquinas y mecanismos ideados por él en el siglo XV. En muchos de los casos, estas creaciones no pudieron concretarse durante la vida del inventor, ya que aún no existían los materiales ni la tecnología necesarios para lograrlo.

 

En dialogó con Conclusión, Susana Dezorzi, directora de Complejo Astronómico de la ciudad, se refirió a esta “colección hermosa de réplicas de las maquinas de Leonardo”.

Al consultarle sobre la calidad de los inventos, Dezorzi explicó que la muestra contiene “máquinas de aire, máquinas de volar generadas en el estudio minucioso de la anatomía y la dinámica del vuelvo de los pájaros, maquinas de agua que tienen su origen en la profunda impresión que le causa a Leonardo una de las mas grandes inundaciones del Arno, y él dedica mucho tiempo a estudiar la dinámica de los fluidos. Maquinas de trabajo que ustedes pueden ver rudas dentadas, engranajes y muchísimos dispositivos que se usan en lo cotidianos. Y después maquinas de guerra, como puentes, hechos con un solo ligamento, unos puentes muy ingeniosos”.

 

 

Hay que apoyarse en un genio del pasado para apoyarse en el presente y pensar un futuro. Él creía en una surte de principio rector de todas las cosas y siempre batalló para encontrarlo en la proporción, en la perspectiva, tanto en las obras de arte como en sus inventos y sus construcciones materiales”, expresó la encargada y co-organizadora de la muestra.

La muestra se encuentra abierta al público los sábado domingo y feriados, con tres visitas guiadas por tarde, hasta el 6 de junio inclusive.