Por Belén Corvalán

La Asociación civil “Aprendiendo a vivir” nació hace más de siete años para hacerle frente a la drogadicción, una problemática que avanza sobre jóvenes y adultos sin dar tregua; ya que si hay algo que hace, es no discriminar, “atraviesa todas las clases sociales”, explica Aníbal Leone, coordinador terapéutico de la organización.

“Viví de cerca algunos casos donde me di cuenta que la problemática es muy difícil, y se puede dar desde muchos enfoques, y eso me atrapó para querer capacitarme y poder ayudar a las personas”, cuenta Aníbal. En ese marco es que el miércoles 6 de diciembre a las 18 horas en avenida Pellegrini 942, desde la Asociación “Aprendiendo a vivir” van a brindar un “Taller de aprendizaje de estrategias”, orientado a directivos de empresas, gremios, sindicatos, asociaciones, y público interesado, para capacitar acerca de esta problemática.

“Estamos en una época de una sociedad compleja, donde se viven tiempos acelerados. No es casualidad que haya tanta depresión y ataques de pánico, y que hayan aumentado tanto en la última década”, agrega el especialista. “Es un momento crítico de la sociedad donde el consumo ha recrudecido y está a la vista de todo”.

Los 12 Pasos

La asociación está conformada por un equipo de profesionales dedicados a diversas disciplinas, que asisten a la persona desde un abordaje colaborativo “en conjunto”, esto implica un trabajo interdisciplinario con trabajadores sociales, médicos, enfermeros, psicólogos, y psiquiatras. “Necesitamos estar aliados para ayudar en este compromiso a la persona”, explica Leone.

A partir del Modelo Minnesota, un tratamiento basado en el programa de los 12 Pasos, se trabaja con el paciente desde los progresos diarios, “de un día a la vez”. “La persona que consume drogas tiene la capacidad de espera deteriorada, quiere resultados rápidos. La droga lo que le dio es resultados inmediatos, en 30 segundos, 1 minuto ya tiene placer”, explica el terapeuta, y agrega: “El trabajo que hacemos es que vea los pequeños avances y logros que va teniendo”.

Sin embargo, aunque el tratamiento consta de un recorrido largo y arduo, preponderan los casos donde triunfan los logros, y el sacrificio depositado cosecha sus frutos.  “A partir de los 40 días, la persona ya comienza a tener un cambio de energía positiva, y ve que con estrategias y herramientas que le vamos brindando puede lograrlo. Nosotros los acompañamos”, concluye Aníbal Leone.