El dueño de la empresa alimenticia Molinos Río de la Plata, Gregorio Pérez Companc, falleció este viernes, a los 89 años. La familia del magnate que ostentó durante años una de las fortunas más grandes del país no brindó mayores detalles sobre su deceso.

Según el ranking de multimillonarios que elabora la revista Forbes, el empresario y su grupo familiar se acumulan la cuarta mayor fortuna de Argentina, con «3,9 mil millones de dólares», solo detrás de Marcos Galperin (Mercado Libre), Paolo Rocca (Techint) y Alejandro Bulgheroni (Bridas Corp.).

Gregorio «Goyo» Pérez Companc tenía participación activa en múltiples negocios, pero la mayor porción de sus activos estaba ligada a empresas de alimentos, telecomunicaciones y energía.

A finales de 2009 igualmente decidió dejar de ocupar un rol protagónico en el esquema empresarial y donó las acciones de su buque insignia, Molinos Río de la Plata, a sus siete hijos, que tomaron el timón.

La familia Pérez Companc adquirió Molinos Río de la Plata en 1999, un hecho que -según narra la firma en su web oficial- marcó un hito clave en su historia, qya que a partir de entonces comenzó un proceso de crecimiento, expansión y consolidación de nuevos negocios.

Captura del Ranking Forbes publicado en abril de 2024.

La diversificación de sus negocios llevó a «Goyo» a consolidarse como uno de los empresarios más influyentes de las últimas décadas. En el plano energético, erigió el Grupo PeCom, con presencia en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Perú y Uruguay.

>>Te puede interesar: Los favorecidos de siempre: son los que más se quejan, pero tienen las mayores fortunas

El ranking de fortunas antes citado ubica la fortuna de los Pérez Companc en el puesto número 809 a nivel global, con una notable ascendencia en los años recientes.

La diversificación fue tan amplia que Pérez Companc incluso estableció el Bioparque Temaiken, una reserva natural y de vida silvestre en las afueras de Buenos Aires.