Un obrero que trabajaba en un edificio de Laprida al 1200 se precipitó de una altura de cinco metros. Si bien la consecuencias fueron fuertes golpes y tuvo que ser trasladado a un Sanatorio, el trabajador se encuentra fuera de peligro.

En diálogo con Conclusión, el secretario de prensa de la Uocra, Pablo Sosa, contó que el hombre estaba trabajando “para hacer una losa nueva; estaban encofrando, sosteniendo las columnas con el cinturón de seguridad puesto”.

“Lo que no se sabe y no se explica cómo se aflojó, se soltó y se vino hacia el piso”, reflexionó Sosa y agregó: “Gracias a Dios la vecina de una casa lindera tiene unos caños que sobresalen y el muchacho pegó con su a costilla y pudo sostenerse”.

Al momento de llegar la ambulancia, el trabajador estaba consiente pero con un dolor muy fuerte en su costilla. “El estado de salud es reservado pero estaba lúcido. Fue trasladado al Sanatorio Mapaci porque tenía un hematoma en la cabeza pero no era  mayor importancia”

“El dolor era porque cayó sobre un fierro que en este caso le salvó la vida. No nos explicamos cómo trastabilló ya que tenía las medidas de seguridad puestas. Falló en el hecho de atarse en el que el cabo de vida que de alguna u otra forma se ha desatado”, supuso el referente.