El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció la decisión de retirar a su país de la Unasur y pedir la devolución del edificio que alberga la secretaría general del organismo en las afueras de Quito.

“Hoy quiero comunicar al Ecuador nuestro retiro definitivo de Unasur”, dijo Moreno ante los medios, agregando que planea entregar la sede del bloque regional a la Universidad Indígena de su país.

Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Perú y Paraguay habían suspendido en 2018 sus actividades en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) ante la falta de un secretario general. Con el abandono de Ecuador, el bloque, que en principio estaba integrado por 12 naciones, quedó reducido a un grupo de cinco.

La salida de Ecuador implica que el país deja de aportar económicamente al organismo, cuya sede fue otorgada por el gobierno del expresidente Rafael Correa (2007-2017).

“Dejaremos de participar en todas las actividades de esa organización. No consignaremos ni un solo centavo más, ni un aporte más al presupuesto de la organización”, sostuvo Moreno.

El gobernante ecuatoriano indicó que su país pretende recuperar la sede del organismo, un edificio que fue financiado por Quito y cuyo costo fue de unos 43 millones de dólares.

Moreno además señaló que retirará la estatua del expresidente argentino Néstor Kirchner, ubicada en la entrada del lugar porque, según el mandatario, “no representa los valores de nuestros pueblos”.