La policía italiana tuvo que evacuar este miércoles las inmediaciones del Vaticano luego de recibir una amenaza de bomba en un banco romano, ubicado en la calle que conduce hacia la Santa Sede.

La advertencia llegó cerca de las 10 de la mañana con el llamado de una mujer, que se esta investigando. A pesar de ello, las actividades de la Iglesia no se vieron afectadas por el incidente.

Según informaron los medios locales, este miércoles, el papa Francisco participó de la audiencia general en la plaza San Pedro, en la que pidió que los católicos chinos puedan “vivir la fe con generosidad y serenidad” y les instó a realizar “gestos concretos de hermandad, concordia y reconciliación”.

Y afirmaron que las primeras pesquisas de los policías, realizadas con unidades caninas, no hallaron ningún artefacto explosivo o que represente peligro.