Polémica por la llegada del equipo de hemodinamia al Hospital de Niños Víctor J. Vilela que permitiría evitar los traslados para la realización de hemodinamias e incluir mayor tecnología en el efector. El secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, dialogó con Conclusión y aseguró que no son ciertas las versiones que indican que Nación decidió no otorgarle el equipo al hospital por demoras en las obras que permitirían su instalación.

Las confusiones comenzaron cuando empezó a circular la versión de que el Ministerio de Salud de la Nación había decidido derivar a un centro de salud de una localidad bonaerense el instrumental adjudicado al Vilela por el Programa Nacional de Cardiopatías Congénita.

“Nosotros no tenemos ninguna información oficial de esa derivación”, aseguró el Secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, en comunicación con Conclusión. Al tiempo que informó que la Ministra de Salud de la provincia de Santa Fe le confirmó que hubo una extensión en el plazo que se había establecido inicialmente para terminar las obras necesarias para que se instale el equipo en el efector.

“Pedimos una ampliación y la propia ministra de Salud de la provincia de Santa Fe nos confirmó que es hasta el 30 de agosto. Por eso, estamos trabajando contrarreloj con los equipos de arquitectura, viendo lugares y opciones para que la obra se empiece a hacer y garantizar la incorporación del angiógrafo en ese hospital”, señaló Caruana.

El jefe del equipo de cardiocirugía infantil del Vilela, Pedro Corvalán, declaró en oportunidades anteriores que para que llegue el instrumental hacía falta “una decisión política”. “Hace más de un año y medio que nos vienen diciendo que vendría a nuestro hospital y nos enteramos en Buenos Aires, por otro lado, que puede llegar a ir a otro destino”, apuntó en diálogo con La Capital.

Aun así, desde el gobierno provincial y municipal niegan que exista la posibilidad de que el equipo de hemodinamia termine siendo trasladado a un centro de salud ubicado en otra localidad, debido al acuerdo que se estableció con Nación de extender el plazo de realización de las obras.

“Este aparato insume una logística muy importante de colocación, no es que se coloca en una habitación, se enchufa y empieza a funcionar. Sino que hay que reorientar el funcionamiento de los quirófanos o trasladar áreas y el valor de la obra es casi de 18 millones de pesos”, aclaró Caruana.

“De todos modos -continuó-, quiero llevar tranquilidad a la población en relación a que esta práctica y las cirugías de cardiopatías congénitas, con el gran compromiso del equipo del Hospital Vilela, se vienen realizando. Y las angiografías, las hemodinamias, se hacen en el Hospital Centenario. Las hemos hecho durante todos estos años”.

Los 18 millones que demanda la obra serán provinciales y los equipos técnicos provinciales y municipales. El año pasado desde el gobierno local le pidieron a su par nacional que financie una parte de la obra, pero esta posibilidad quedó descartada.

“El área de cardiopatías congénitas del hospital Vilela tiene una muy buena evaluación por el programa nacional, por sus resultados y por sus indicadores. Es decir que, si bien entendemos que la tecnología es necesaria y hay que incorporarla en el hospital, hoy no hay problemas de que no se están haciendo esas prácticas porque tenemos el angiógrafo en el hospital Centenario”, concluyó el Secretario de Salud.