Por Elisa Soldano

A mediados del 2018 diferentes organizaciones que asisten a personas en situación de calle realizaron un relevamiento cuyo resultado indicó que en Rosario había 389 individuos viviendo en esta condición.

Además de esta alarmante cifra, el estudio arrojó que los motivos que llevan a una persona a vivir en la calle son -en general- económicos y familiares y que la mayoría de los individuos en esta situación quieren trabajar y capacitarse. Por estas razones, el Colectivo de Organizaciones “Situación de Calle” pidió un refugio que brinde alojamiento y contención durante los 365 días del año.

Después de analizar los datos arrojados por el relevamiento, el colectivo pidió reunirse con la intendenta de Rosario, Mónica Fein, para informarle sobre la problemática y evaluar en conjunto posibles soluciones.

En el encuentro, que tuvo lugar el 3 de Septiembre del 2018, los integrantes de las organizaciones presentaron el informe realizado en base a los datos obtenidos y expusieron sus demandas a la mandataria local.

>Te puede interesar: “Falta una red de contención para las personas en situación de calle”

La integrante del Colectivo Situación de Calle, del Refugio Sol de Noche y organizadora del relevamiento, Josefina García, habló con Conclusión sobre su reunión con la intendenta: “Una de nuestras ideas principales era que el refugio municipal esté los 365 días abierto y ella no lo veía viable”, comentó.

En este sentido la Municipalidad y las organizaciones tienen miradas diferentes. El municipio entiende a la condición de calle como una situación de emergencia o de urgencia, mientras que el colectivo reclama que esta problemática no se trate desde la urgencia, porque esto lleva a que se generen soluciones “parches” e impide que se tomen políticas que solucionen cuestiones más profundas.

A pesar de no llegar a un acuerdo en este aspecto, el colectivo logró que le concedan una mesa de diálogo.

Los integrantes de las organizaciones se reunían todos los meses con la Secretaría de Desarrollo -inicialmente-, a la que luego se sumaron la de Salud, la de Economía Social y la de Control y Convivencia.

“Más allá de que nos hayan abierto el diálogo la idea nuestra es que este año se concreten, con recursos humanos y económicos, proyectos viables que den respuesta a las problemáticas de este grupo vulnerable”, manifestó García.

La situación actual

Si bien el último relevamiento que realizó el colectivo fue durante el pasado invierno, la idea era hacer un recuento entre las organizaciones para analizar el panorama y evaluar qué proyectos lanzaban durante este año.

Desde los grupos afirmaron estar a la expectativa de las políticas que proponga la Municipalidad para ver si pueden aprovecharlas o de lo contrario buscar otras alternativas.

Consultada por el panorama actual, Josefina García comentó que “a simple vista podemos decir que hay más personas en condición de calle”. E indicó que en los últimos meses creció el número de mujeres que vive en esta situación, por lo que es de esperarse que uno de los reclamos que las organizaciones eleven este año se destine a afrontar esta problemática.

Si bien en la ciudad existen refugios para mujeres, éstos tienen límites de edad y funcionan durante algunos meses del año. Uno de los objetivos de las organizaciones es buscar la forma de amparar a mujeres de todas las edades y durante todo el año.

Próximamente podrían retomarse las rondas de diálogo entre las organizaciones y las secretarías municipales para planificar las medidas a tomarse durante este año. Desde el colectivo esperan que el municipio les brinde algunos lineamientos con los que puedan empezar a proyectar. “Hay que ver que es lo que se está dispuesto a dar y a negociar entre todos”, finalizó García.