El delantero de la selección francesa, Kylian Mbappé, aseguró tras la clasificación de su equipo a la final del Mundial de Rusia 2018, que el partido por el título -contra el ganador de Inglaterra o Croacia- “es el sueño de toda una vida”.

“No tengo palabras, es extraordinario. Incluso en mis mejores sueños, y eso que soy un gran soñador, nunca había imaginado esto”, añadió el delantero de 19 años, quien se convirtió en una de las figuras del seleccionado galo.

Pese a su juventud, Mbappé mantuvo los pies en la tierra: “Nos queda una etapa hasta el título, aunque ya podemos estar orgullosos de lo que hemos hecho”, dijo tras contar de las felicitaciones recibidas por el presidente Emmanuel Macron.