El seleccionado de fútbol de Uruguay derrotó hoy por 1 a 0 a su par de Arabia Saudita y se clasificó para octavos de final del Mundial de Rusia.

El partido por el Grupo A se jugó en el estadio Rostov Arena y el gol de la “celeste” lo convirtió Luis Suárez a los 23 minutos del primer tiempo.

El atacante del club Barcelona, de España, se convirtió esta tarde en el único futbolista uruguayo en anotar en tres mundiales consecutivos (tres goles en 2010, dos en 2014 y uno en 2018) e igualó a Diego Forlán como segundo máximo goleador “charrúa”, con seis goles cada uno, a dos de Óscar Míguez (8).

Además, el “pistolero” alcanzó ante el representativo asiático las 100 presencias con la camiseta de su país, desde que debutó ante Colombia allá por 2007, con 20 años.

A raíz de la victoria, el conjunto dirigido por el entrenador Oscar Washington Tabarez se mantiene con puntaje ideal (6) -venció a Egipto por 1 a 0 en la primera fecha de la llave- al igual que Rusia, aunque el país anfitrión cuenta con mejor diferencia de gol a favor: +7 frente al +2 de los sudamericanos.

Uruguay se mostró firme en defensa como base de su filosofía de juego y frente a la falta de ideas y de juego colectivo apeló a la famosa “garra charrúa” que caracterizó históricamente a dicho seleccionado y también intentó jugar de contragolpe para aprovechar la potencia de sus delanteros Suárez y Edinson Cavani.

A los 23 minutos, Suárez logró el único tanto del partido al definir con el arco de frente y sin la presencia del arquero, quien había tenido una salida errónea en el córner inicial.

A pesar de la diferencia a favor, el seleccionado dirigido por el argentino Juan Antonio Pizzi tomó el control de la pelota, manejó los tiempos del partido y tuvo dos chances en los pies de Hattan Bahebri, aunque se encontró con un buen desempeño del arquero Fernando Muslera.

En el segundo tiempo los uruguayos se adelantaron un poco más en el campo de juego e intentaron manejar la pelota en el campo de juego, tras haber perdido el control durante la primera mitad.

Los conducidos por el argentino Pizzi se mostraron cansados luego del desgaste inicial y le volvieron a dejar el manejo de la pelota a los uruguayos, quienes fueron inteligentes y cuidaron el resultado a su favor.

El arquero Fernando Muslera, nacido en Buenos Aires y nacionalizado uruguayo, quien juega en el club Galatasaray, de Turquía, igualó hoy el récord (13) de partidos mundialistas que ostentó durante 44 años el mítico guardameta Ladislao Mazurkiewicz.

En la tercera y última jornada, uruguayos y rusos se enfrentarán el próximo lunes en el estadio Samara Arena, en la ciudad de Samara, con el objetivo de definir el primer y segundo puesto del Grupo E.