Este miércoles las inmediaciones de una de las sedes de Grupo Clarín amanecieron valladas e incluso militarizadas. Con un fuerte operativo de seguridad que el Estado puso al servicio del multimedios, AGEA confirmó un plan de ajuste que incluyó 56 despidos.

Los trabajadores, inscriptos en una lista en posesión de personal de seguridad, fueron informados de su despido al llegar a su puesto de trabajo, y además se les impidió directamente el ingreso al lugar, tanto en la redacción ubicada en el barrio porteño de Constitución, así como su planta impresora de Pompeya.

“El brutal ajuste llegó sin mediar aviso para los compañeros ni establecer ningún tipo de diálogo al respecto con los representantes gremiales y frente a un operativo de seguridad inusual en el edificio de la calle Tacuarí”, explicó la Comisión Interna a través de un comunicado.

Las cesantías se aplicaron sobre 46 trabajadores de prensa del diario y otros 10 que trabajan en el periódico deportivo Olé.

Días atrás, la empresa editora del diario Clarín y las publicaciones Olé, Ñ, Viva, ELLE, Genios, PyMes, y responsable de servicios como 365 y ArgenProp, AGEA, había anunciado con estridencia el resideño de la redacción del diario Clarín en miras de “acelerar la trasformación digital”, pero no se aclaraba nada sobre despidos masivos.

La Comisión Interna de delegados del Sipreba decretó un paro hasta el cierre de las publicaciones de la fecha para buscar la apertura de un canal de diálogo y tramitar la reincorporación de los despedidos.