Dos jóvenes, acusados de integrar la tristemente célebre banda “Los Gorditos” que asolaba la zona de Villa Flamarion, Tiro Suizo y Las Delicias firmaron este miércoles juicios abreviados y deberán cumplir varios años de prisión efectiva. Los dos imputados estaban acusados de ser parte de una asociación ilícita destinada a cometer delitos  para poder consolidar su poder territorial en la zona mediante la usurpación de viviendas que conseguían mediante el amedrentamiento de los ocupantes para que abandonen sus viviendas. Además, otros imputados de la misma organización fueron condenados a prisión condicional.

La banda cayó en desgracia a fines de 2016 y durante el 2017, cuando se produjeron el grueso de los allanamientos. Algunos de sus integrantes también están siendo investigados por la Justicia Federal ya que están señalados por narcomenudeo.

Este miércoles, Alan Estrella y Federico Igarabide, este último sindicado en diversas ocasiones como uno de los jefes fueron condenados por el juez  de primera instancia Gonzalo López Quintana, quien resolvió homologar el procedimiento abreviado presentado por la Fiscalía y aceptado por la defensa. En virtud de ello, sentenció a Federico Igarabide a la pena de 5 años y 6 meses de prisión efectiva y una multa de 1000 pesos, unificándola con una pena anterior, quedando como pena única y definitiva de 8 años y 8 meses de prisión efectiva por los delitos de asociación ilícita en calidad de jefe u organizador y homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa en calidad de partícipe necesario. Igarabide también fue condenado en febrero de 2018 a cinco años de prisión por la Justicia Federal.

En tanto, Alan Estrella fue condenado a 9 años de prisión por los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa en calidad de autor, portación ilegítima de arma de fuego de uso civil, asociación ilícita en calidad de miembro, abuso de armas, daño, usurpación en grado de tentativa, amenazas calificadas por el uso de arma de fuego, amenazas coactivas calificadas por el uso de arma de fuego y por compeler a la víctima a hacer abandono de su lugar de residencia habitual en calidad de co autor, amenazas simples (dos hechos), lesiones leves agravadas por haber sido cometido por el uso de arma de fuego (dos hechos) y robo calificado por el uso de arma de fuego.

Por su parte, Albertina Verdún y Francisco Fernández fueron condenados a 2 años de prisión condicional, reglas de conducta y el decomiso del arma de fuego por el delito de tenencia ilegítima de arma de fuego de guerra.

Estrella y Igarabide fueron protagonistas de mútliples hechos delictivos que se sembraron a sangre y fuego en los titulares de diarios y noticias. Ambos fueron imputados por un episodio ocurrido el 18 de agosto de 2017,  cuando Estrella junto a otra persona, ya imputada, portando armas de fuego circulaban a bordo de una motocicleta y realizaron varios disparos hacia el lugar donde se encontraban las víctimas Matías M. y Brian A. provocándole lesiones. Luego, los mismos siguieron su camino y a pocas cuadras del lugar le dispararon a Leandro G., provocándole heridas, para luego darse a la fuga. En la investigación se determinó que fue Igarabide, que al momento de los hechos se encontraba detenido, quien ordenó las balaceras.

Además, a Estrella se le atribuyeron diversos episodios de amenazas de muerte y ataques con arma de fuego ocurridos entre mayo y diciembre de 2017, con los fines de asustar a las víctimas para que abandonen el barrio y sus viviendas. Algunos de los hechos imputados terminaron en robo y con víctimas heridas de gravedad.