Este martes, un suceso que involucra a la policía de Santa Fe, movilizó a los vecinos de barrio Ludueña, cuando dieron cuenta de un conflicto de un agente motorizado con un vecino del barrio que estaba visitando a su madre y se disponía a ir a tomar el relevo de la línea de colectivos en la cual se desempeña como chofer.

Todo comenzó cuando un vecino estaba discutiendo con su pareja en la puerta del pasillo de su vivienda en Matienzo 517 bis. Al rato, un policía frenó para preguntar que estaba sucediendo y el joven se metió rápidamente a su casa. En ese momento, el oficial comenzó a perseguirlo por el interior de la casa mientras pedía refuerzos.

Al mismo tiempo, Jonatan Casco se encontraba de paso en la casa de su madre esperando el horario de relevo de la linea 122, en la cual se desempeña como chofer, cuando un policía ingresó al hogar y al preguntarle qué sucedía, fue brutalmente agredido por el policía que preguntaba por su compañero. En el lugar se encontraba la madre del joven, que interfirió y le comunicó al oficial que su compañero, también policía, se encontraba en el domicilio de al lado.

En diálogo con Conclusión, Mónica, la madre del joven agredido, relató la situación vivida y contó que en ese momento, estaban en el comedor «y de repente entró un policía que comenzó a pegarle -a Jonatan- diciéndole `donde esta mi compañero´ y lo agarraba del cuello». «Yo quise meterme para calmar al policía, yo estaba con un bebé y el policía me empujó, ahí fue cuando mi hijo lo empezó a empujar para sacarlo”, añadió.

“Ese muchacho (por el policía) estaba fuera de sí, yo quería hablar con él y preguntarle que pasaba y estaba sacado, parecía drogado”, contó la mamá del joven agredido.

Por su parte, Casco explicó que “mientras esperaba la hora de ir a trabajar» entró un uniformado a su casa y comenzó a ahorcarlo «sin darle explicaciones». «Estaba asfixiándome y yo lo empecé a empujar, se metió mi mamá y la empujó. Entonces, lo agarré del brazo y lo empecé a llevar para afuera. En el lugar también había una mujer policía y yo le dije ‘mirá como me ahorca’ y ella me decía que me calme. Me amenazó y me dijo que ya me iba a agarrar en la calle entonces le empecé a gritar y fue ahí que me agarraron entre varios, me pegaron y me esposaron” explicó el joven chofer de la línea 122.

“Mi hermano que vive enfrente se cruzó a preguntar por qué me llevaban y también lo agarraron lo esposaron y lo ahorcaron, y el sufre ataques de epilepsia. No les importó”, afirmó Casco.

Tras el violento hecho, la madre y el joven realizaron la denuncia correspondiente sobre el caso y presentaron un vídeo que subió Mónica a las redes y fue rápidamente viralizado. “Me hicieron meter en un quilombo bárbaro con mi esposa y con mi trabajo” concluyó el chofer.

Mirá el video:

Así trabaja la policía en Santa Fe, Rosario… Ellos impunemente se meten en casa de gente trabajadora, golpeando a personas sin motivo alguno. Llevándose sin causa alguna a una persona que estaba con el uniforme de trabajo, poniendo en riesgo su empleo, que tanto cuesta conseguir uno hoy en día.Vergüenza los policías de esta ciudad, indignación la reacción de protección que tenemos como ciudadanos de esta ciudad.Policías manejándose impunemente por llevar una placa, golpeando a personas inocentes.Esto no tiene que seguir sucediendo, esta clase de policías ,como se ve en el vídeo este MILICO, no tendría que estar en el cargo que esta.A las dos personas que ven como agreden la policía son mis hijos Jonatan Casco y Hugo Casco .

Posted by Monica Cepeda on Tuesday, January 22, 2019