Otra tragedia derivada de un accidente de trabajo. Un obrero murió tras quedar tres metros bajo tierra a raíz de un desmoronamiento en el pozo en el cual trabajaba en la ruta 34, a la altura de pasaje 1333, en Rosario.

En un primer momento la caída involucró a dos operarios, que se encontraban realizando una excavación, alrededor de las 13, según las primeras informaciones para la colocación de cañerías. Uno de ellos logró ser rescatado y fue asistido por el Sies.

Tras un intenso trabajo de parte de personal de Bomberos Zapadores lograron rescatar el cuerpo del trabajador, en medio de una gran zozobra y tensión por la profundidad del pozo, de alrededor de 3 metros de profundidad y dos de ancho.

La esposa del operario rescatado pudo hablar con él y dijo a los medios presentes, entre ellos Conclusión, que está “dolido”. “Es feo ver a un compañero en lo profundo y no poderlo salvar.”

Sobre lo sucedido, relató: “Ellos estaban bajando al pozo y cuando estaban por la mitad se cayó toda la tierra, se derrumbó todo y los compañeros que estaban arriba pudieron rescatar a los que bajaban”.

 

Por su parte, Gonzalo Ratner, titular de Defensa Civíl, explicó a Conclusión que “las tareas de rescate fueron muy complejas” ya que “la escena era muy insegura, el personal arriesgó su vida para lograr rescatar a la víctima; con cuidado y precaución se logró, pero lamentablemente sin vida”.

Sobre los motivos del derrumbe, declaró: “Lo de las causas va a quedar para las pericias, es muy aventurado arriesgar, hay que entender que estaban trabajando en profundidad, con agua, muy compleja para los rescatistas.”

Andrés Latorta, Director Provincial de Bomberos Zapadores de Santa Fe, detalló: “Una menos cuarto más o menos, recibimos el llamado por una persona atrapada en un derrame cloacal, lamentablemente lo rescatamos después de dos horas y media de una escena peligrosa, sin vida.”

Interviene en el caso la Fiscal Valeria Piazza Iglesias, de la Unidad de Homicidios Culposos.