Exactamente a las 12 se escucharon algunos cánticos del público dentro de la sala que le daba la bienvenida al presidente Alberto Fernández en su pimer acto de apertura de sesiones legislativas, la números 138 y, pocos segundos después, el primer mandatario comenzó su discurso que duró aproximadamente una hora y que se centró en la renegociación de la deuda, el combate contra el hambre y la pobreza, la reforma de la Justicia federal y la lucha contra el crimen organizado. En ese punto, anunció medidas específicas para la provincia de Santa Fe y la ciudad de Rosario para el combate del crimen organizado y el narcotráfico, que incluyen la creación de nuevso cargos de jueces y fiscales federales  y un nuevo juzgado federal en la ciudad de San Lorenzo orientado a perseguir la trata de personas, lavado de dinero y narcotráfico.

Fernández anunció el envío de varios proyectos de Ley al Congreso Nacional entre ellos el de interrupción general del embarazo y simultanemaente un contundente programad de educación sexual integral y de prevención del embarazo no deseado.

El valor de la palabra

«En la argentina de hoy la palabra se ha devaluado, parte de nuestra política se ha valido de ella para ocultar la verdad o tergiversarla. Yo me resisto a seguir transitando ese camino. Necesito que la palabra recupere el valor que tuvo alguna vez», dijo al inicio de su alocución el presidente y remarcó que en «una democracia la palabra tiene un valor singular».

«Quiero que todos sepan que no estoy aquí tan solo enlazando palabras de ocasionó, con este discurso vengo a darle a mi palabra el valor de compromiso. Gobernar no es mentir ni ocultar la verdad al pueblo». 

La puerta giratoria de los dólares

«Nunca más a un endeudamiento insostenible», subrayé el presidente cuando fue el momento de referirse a la «insostenible» situación que atraviesa la Argentina que enfrenta para este año vencimientos de que ascienden a 65 millones de dólares.

Fernández advirtió que la deuda es «impagable» y dijo que en las próximas semanas se hará a los acreedores una «oferta que se pueda cumplir». Aseguró que su gobierno buscará alcanzar una «resolución ordenada» de la deuda externa con «compromisos que se puedan cumplir».

El jefe de Estado precisó que los vencimientos de capital para el año 2020 son de 49.968 millones de dólares, mientras que los intereses ascienden a US$ 14.837 millones.
«Preferimos una resolución ordenada de la crisis de la deuda, pero lo más importante es un acuerdo sostenible, que le permita a la Argentina ponerse de pie y no volver a caer», señaló y advirtió que «los argentinos debemos tomar compromisos que sí se puedan cumplir». En ese sentido, remarcó que esa será la base de las ofertas que  se harán a los acreedores las próximas semanas».

Un coro de aplausos respondió cuando Fernández prometió: «Nunca más a un endeudamiento insostenible, nunca más a decisiones que se toman en perjuicio del pueblo, nunca más a la puerta giratoria de dólares que se fugan y dejan tierra arrasada a su paso».