El precandidato a presidente Alberto Fernández compartió esta mañana un encuentro con la gobernadora santacruceña, Alicia Kirchner, y su gabinete.

Junto con Alberto Fernández se encontraban los asesores Juan Fernández, Santiago Cafiero y Claudio Ferreño. La gobernadora recibió al precandidato peronista junto al vicegobernador Pablo González, y los ministros Fernando Basanta (Gobierno), Ignacio Perincioli (Economía), Teodoro Camino (Trabajo) Paola Vessvessian (Desarrollo Social), Cecilia Velázquez (Educación), Rocío García (Salud), Leonardo Álvarez (Producción) y Claudia Martínez (Secretaría General).

Fernández participará esta tarde a las 19:00 junto al vicegobernador González de una charla de debate político en la sede del gremio UPCN local, donde estará también como disertante la gobernadora Kirchner.

Sobre la economía, la deuda externa y el FMI

El precandidato a presidente Alberto Fernández alertó que un 40 por ciento de la deuda externa Argentina está en manos del Fondo Monetario Internacional (FMI), que “no acepta esperas y no acepta quitas”, al tiempo que señaló que con el resto de los acreedores “habrá que dar un debate”.

“Nuestro deseo es pagar y cumplir las obligaciones, también nuestro deseo es poner en marcha la economía y el aparato productivo”, afirmó Fernández.

En declaraciones al programa web El Destape, el precandidato al que acompaña Cristina Kirchner en la fórmula explicó: “Hay un condicionante más que es la tomada con el Fondo monetario Internacional que no acepta esperas y no acepta quitas. Ahí tenes un 35 o 40 por ciento de la deuda que sólo puede ser refinanciada”.

“El resto habrá que dar un debate con los acreedores y plantearles que aunque nuestro deseo es pagar y cumplir las obligaciones, también nuestro deseo es poner en marcha la economía y el aparato productivo”, indicó.

El ex jefe de Gabinete indicó que “para pagar deuda es necesario generar dólares y sólo se generan dólares produciendo y exportando”.

El dirigente peronista dijo que Cristina Kirchner dejó una deuda en dólares que representaba el 13 por cieno del PBI y que hoy supera el 100 por ciento.

“El mayor problema que tenemos es que fue tomada por un gobierno democrático electo por el pueblo: esto acota mucho la posibilidad de negociación y de cuestionamiento sobre la naturaleza y el origen de la deuda”, afirmó.

Por otra parte, dijo que habla “permanentemente con los fondos de inversión” y que “le tienen miedo a Macri, no le tienen miedo a Cristina”.

En ese sentido advirtió que “el riesgo que ven es que si Macri se fuma el préstamo que le dio el FMI para frenar la corrida cambiaria no van a poder cobrar los acreedores”.

“Ese es el miedo que tienen”. Me parece que se siembra un miedo sobre Cristina. Pero la Argentina está en default. No está técnicamente en default porque Macri salió corriendo a pedirle plata al Fondo Monetario Internacional. Y el Fondo le prestó una suma que representa el 35%-40% de la deuda total de la Argentina. Nadie de nosotros piensa en un default. Un default es para nosotros un daño para el país”, agregó.

Precisó en declaraciones a Ámbito Financiero que “para cumplir las obligaciones en el estado de cosas que Macri deja la economía nos va a obligar a hablar con los acreedores y que nos ayuden a levantar la economía para poder pagarles. No para no pagarles.

“El escenario más factible es renegociar la deuda con los tenedores de deuda privada, no con el FMI. Es lo único que podés hacer. Y con el Fondo, tratar de buscar plazos. Es lo mismo que debería hacer Macri en caso de ganar las elecciones. Macri tampoco va a poder pagar. Cada vez que le faltaron dólares los pidió prestados. Y ahora no se los presta nadie”, remarcó.

Fernández se quejó de que “el Gobierno está financiando la fuga de dólares” y advirtió que la gestión de Macri “tomó una deuda para pagar la deuda privada y resulta que la está usando para financiar la especulación cambiaria”.

“Eso mismo ven los acreedores privados nuestros. Porque los acreedores privados estaban tranquilos porque el Fondo le dio plata al Gobierno para pagarles a ellos, pero cuando observaron que el FMI autorizó que u$s10.600 millones se usaran para intervenir en el mercado cambiario vieron que no les iban a pagar a ellos. Y lo que hicieron fue desprenderse de los bonos y ahí llegó la caída de los precios de los bonos y la disparada del riesgo-país. Todo esto lo hizo Macri”, subrayó.

También dijo que “el cepo cambiario no fue una buena solución” porque “evitó que se vayan dólares, pero también que ingresen millones de dólares”.

“Y bueno, tiene que ver con la cultura argentina de preservar ahorros en una moneda dura. Cuando Cristina tuvo que enfrentar ese problema lo enfrentó con el cepo. Y yo lo critiqué mucho. Macri lo resolvió tomando deuda. A la luz del costo de una y otra medida, el cepo parecía mejor. Pero eso no quiere decir que el cepo sea bueno. Nosotros tenemos que hacer un enorme esfuerzo para generar dólares”, subrayó.