Militantes impidieron este lunes que se realice un nuevo operativo judicial en la Fundación Madres de Plaza de Mayo, en medio de la causa por el proceso de quiebra de la entidad.

El abogado de la sindicatura que fue al establecimiento para realizar un inventario de los bienes que hay en el lugar tuvo que retirarse custodiado por efectivos policiales, cuando se le impidió el paso, en medio de escenas de tensión.

El operativo había sido ordenado por el juez en lo Comercial N° 13 Fernando Javier Perillo, en el marco de la causa por el proceso de quiebra que afronta la Fundación.

El magistrado había solicitado que se allane la Casa de las Madres, ubicada sobre la avenida Hipólito Yrigoyen al 1584, en el barrio porteño de Monserrat.

Luego de que se conociera la decisión judicial, la agrupación liderada por Hebe de Bonafini convocó a sus seguidores a “defender” la sede.

Decenas de personas se concentraron en el lugar e impidieron que el abogado de la sindicatura, Daniel Truffat, pudiera ingresar al edificio para cumplir con la orden.

“No me dejaron entrar, pero bueno es gente muy nerviosa que no sabe qué estamos haciendo. No nos íbamos a llevar nada”, explicó el letrado a la prensa.

En un comunicado, Madres de Plaza de Mayo aseguró que el pedido de Perillo “carece de fundamentos legales y evidencia fines políticos”.

Además, la entidad acusó al juez de aprobar el ingreso “por la fuerza y de manera ilegítima a la sede haciendo lugar a reclamos impartidos por el ministerio de Justicia (a cargo de Germán Garavano) por fuera de la ley y con ánimo persecutorio”.

“Ante una nueva embestida que pretende apropiarse del archivo histórico, borrar la memoria del pueblo, de las Madres de Plaza de Mayo y de 30.000 compañeras y compañeros, convocamos a proteger un espacio que es de y para todo”, agregaron las autoridades de la organización.

El operativo

El juez Fernando Portillo ordenó un allanamiento en la sede de Madres de Plaza de Mayo que está ubicada frente al Congreso de la Nación. La finalidad de la medida sería secuestrar el archivo histórico de la institución de cara a un futuro inventario, actividad que es considerada como “ilegal” por las propias Madres, que llamaron a “defender” su sede y convocaron un abrazo a la entidad para este lunes, día en que está anunciado el operativo judicial.

La medida, solicitada en el marco de la causa que investiga la quiebra del organismo, fue dictada por el juez de lo Comercial Nº 13 Fernando Javier Perillo y obedece a una presentación del juez Javier Buján, con el fin de poder confeccionar un inventario sobre el material que la agrupación recopiló a lo largo de 42 años de lucha por la búsqueda del paradero de sus hijos.

El magistrado Buján realizó el pedido formal en su condición de rector interventor del Instituto Universitario Nacional de Derechos Humanos (Iunma), cargo que fuera asignado en su momento por el mismo ministro de Justicia, Germán Garavano.

Convocatoria de las madres 

Las Madres de Plaza de Mayo lanzaron una convocatoria para “defender” la institución y a “resistir” el procedimiento judicial en la sede de la organización. Desde la organización denunciaron que el objetivo del operativo sería “avanzar en la ilegal confiscación” del archivo histórico de la entidad.

“Ante una nueva embestida que pretende apropiarse del archivo histórico, borrar la memoria del pueblo, de las Madres de Plaza de Mayo y de 30.000 compañeras y compañeros, convocamos a proteger un espacio que es de y para todos“, señaló el comunicado de la organización.

Las Madres denunciaron que se trata de “una nueva avanzada del gobierno nacional y sus operadores judiciales que intentan apropiarse del archivo histórico de la Asociación, el más grande de latinoamerica en su tipo” al advertir que el titular del Juzgado Comercial número 13 las notificó que “ordenó a la policía ingresar a la sede ubicada en plaza Congreso”.

En un comunicado, las Madres acusaron al juez Perillo de ordenar el ingreso por la “fuerza y de manera ilegítima a la sede haciendo lugar a reclamos impartidos por el ministerio de Justicia -a cargo de Germán Garavano- por fuera de la ley y con ánimo persecutorio” al Centro de la Memoria, el Amor y la Resistencia, como bautizaron al lugar.

En otro párrafo se señala que “el inmueble y del archivo histórico reflejan casi 42 años de lucha inclaudicable; 42 años de historia que se escribe día a día y que todos los jueves, a las 15.30, se refrenda alrededor de la histórica Pirámide de Mayo”.