Un grupo de científicos británicos detectó en el Ártico genes relacionados con la resistencia bacteriana a los antibióticos, según un estudio publicado en la revista Environment International.

El periódico The Guardian precisó que dichos genes fueron descubiertos por primera vez en un paciente en la India en 2007, luego en unas bacterias que se encuentran en aguas de ese país asiático.

Ahora se confirmó que también están presentes en muestras de ADN extraídas del suelo del archipiélago noruego de Svalbard, una zona remota situada en el océano Ártico.

Los investigadores trabajaron con 40 muestras del suelo tomadas en ocho puntos distintos de Svalbard.

En total fueron descubiertos 131 genes que hacen a las bacterias resistentes a los antibióticos.

El gen conocido como blaNDM-1, que da a los microbios una resistencia a casi todos los antibióticos que se usan en la medicina, se detectó en más del 60% de las muestras.

David Graham, jefe de la investigación de la Universidad de Newcastle, asegura que este hallazgo demuestra el papel que las condiciones antihigiénicas pueden tener en el crecimiento de la resistencia a los antibioticos, lo cual sería otra vías para alcanzar ese resultado.

“El uso excesivo de antibióticos por parte de las personas ha acelerado la evolución creando cepas que antes no existían”, concluyó el científico, citado por el diario.

La edición señala que unas 2.000 personas mueren anualmente en Gran Bretaña por las ‘superbacterias’.