Finalmente, luego de una convulsionada semana que terminó con dos policías imputados por los delitos de homicidio calificado agravado y por y falsedad ideológica, apareció la mujer que supuestamente había sido víctima de un intento de robo por parte de la pareja que luego fue ejecutada por los integrantes de la fuerza policial.

Desde el Ministerio Público de la Acusación confirmaron que desde la División Judiciales anoticiaron a la Fiscalía que tuvieron una “toma de contacto con la supuesta víctima del hecho de robo” que habría ocurrido en calle 27 de Febrero y Buenos Aires, previo al hecho por el que fueron acusados los dos agentes policiales.

>También te puede interesar: Una cámara de seguridad muestra que un policía remata a una de las víctimas de 27 de Febrero y Buenos Aires

El vocero del MPA, Sebastián Carranza afirmó que “se esperan datos aportados de la supuesta víctima para toma de declaraciones”.

Audiencia Imputativa

El pasado viernes se realizó, en el Centro de Justicia Penal de Rosario, la audiencia en la cual los policías Luciano Mariano N. y Hugo Daniel L. fueron imputados por el doble crimen. Sobre el primero pesan los cargos de “homicidio calificado agravado por abuso de sus funciona y por el uso de arma de fuego en calidad de autor y falsedad ideológica”, en tanto, a Hugo L. le achacaron falsedad ideológica en calidad de coautor, incumplimiento de los deberes de funcionario público y encubrimiento de delito conocido. Según el fiscal Miguel Moreno las penas podrían ser de 35 años o cadena perpetua.

Según los primeros resultados de las pericias balísticas, Hugo Daniel L. disparó ocho veces y Luciano Mariano N. nueve. Mientras que Rosasco (uno de los fallecidos) hizo una detonación con un revólver calibre 38. Además, las cámaras de seguridad del lugar muestran que una de las personas asesinadas fue rematada cuando se encontraba en el piso.

En dicha audiencia se dictó la prisión preventiva para N. ya que la jueza Rosana Carrara entendió que su accionar no se enmarca dentro del cumplimiento del deber ni de defensa propia. En tanto, L. quedó en libertad restringida con prohibición de acercamiento a las víctimas, mudarse o salir de la provincia sin permiso judicial.

El fiscal Miguel Moreno, a cargo de la investigación junto a la División Judiciales apuntó que “de ninguna manera la conducta de N. puede enmarcarse en el cumplimiento del deber ni legítima defensa”. En cuanto a L. la situación es distinta ya que “en el momento en que dispara se encuentra a su vez apuntado por el señor Rosasco y esa situación autoriza a disparar”.

Los hechos

Maximiliano Rosasco, de 35 años, y Jimena Daiana Gramajo de 25, perecieron en la madrugada del miércoles 22 de mayo luego de recibir varios impactos de bala por parte de los policías imputados.

Según el parte policial emitido ese día, y la posterior conferencia de prensa realizada por el jefe de la División Judiciales, ambos efectivos habrían sido testigos de un intento de robo a una mujer en la zona de 27 de Febrero y Buenos Aires. Al notar la presencia policial, siempre según la versión oficial, Rosasco se subió a la moto que era manejada por la joven y emprendieron la fuga. Sin embargo, el parte oficial dio  cuenta de que a los pocos metros ambos habrían caído de la moto y en ese momento el hombre habría comenzado a disparar contra los policías quienes respondieron a los disparos.

Pero luego, las cámaras de seguridad de la zona revelaron otra versión de la historia. En las imágenes se ve como el policía remata al supuesto delincuente cuando ya se encontraba herido y tendido en el suelo.