Cuando uno está bien, hay mayor compromiso y se logran mejores objetivos”. Con esa frase, Romina Cavanna, vicepresidenta de Recursos Humanos de Pan American Energy, resumió los motivos por los que la palabra “bienestar” es una de las preferidas de los departamentos de Recursos Humanos de las compañías contemporáneas. En diálogo con la periodista de la nacion Carla Quiroga, la ejecutiva detalló qué hace la empresa petrolera para que el ambiente laboral “despierte pasiones”.

Las prácticas de bienestar, que dan cuenta de cómo el rol de los ejecutivos a cargo de los departamentos de Recursos Humanos se volvió más “blando” y empático, son una muestra más de cómo las empresas buscan mejorar su marca empleadora, aquella que hace que el talento se acerque a la compañía y, sobre todo, no huya tras un breve período trabajado.

Cavanna lidera el área de Recursos Humanos de una compañía que pasará de tener 2100 a 5500 empleados pronto, luego de que se complete la fusión con Axion. Además del desafío que eso significará, la ejecutiva lleva adelante la práctica de wellness[bienestar] de la empresa, aquella por la que los empleados pueden practicar sus pasiones personales en el ámbito profesional.

El área de wellness organiza, entre otros programas, tours por Buenos Aires, safaris fotográficos, visitas a museos y ensayos para bandas de rock. Cavanna aclaró que los momentos de distensión se practican durante el horario del almuerzo o fuera de la jornada laboral, para que no interfieran con los compromisos diarios. La idea, también, es involucrar a las familias de los empleados en las actividades. “No pretendemos que los colaboradores aprendan, sino que puedan canalizar sus pasiones”, añadió.

Sin embargo, las actividades no dejan de tener un punto pedagógico, como todo hobby. Por ejemplo, narró, su área organiza cursos como el de técnicas de negociación dictado por un mentalista. “Se trata de aprender a través de personas disruptivas, tratamos de fomentar todo el tiempo miradas distintas”, explicó.

Por otro lado, la ejecutiva describió el ” wellness checkpoint”, un software que brinda al personal la posibilidad de cargar sus datos básicos de salud para obtener información sobre sus riesgos físicos y psicosociales que permitan generar hábitos más saludables, a través de programas que también provee la empresa. “Tenemos exámenes médicos anuales, como todas las organizaciones, pero esta herramienta ayuda a mejorar la salud día a día”, expresó. Añadió que, a nivel global, el promedio de empleados que la utiliza en cualquier firma es del 40%, pero que en PAE ese porcentaje asciende al 70%.

“¿Cómo se logra mantener la felicidad de los trabajadores en un entorno que presiona por resultados?”, le consultó Quiroga. “Hay que poner la mirada en la gente. Nuestro programa de wellness no está enfocado en que las personas tengan el viernes libre, sino en que puedan disfrutar de los programas que les interesan”, resumió la ejecutiva. “Uno trata de encontrar a la persona, ver sus pasiones, y eso siempre ayuda a que la gente esté comprometida con la causa y con lo que la compañía pregona”, añadió.

Aclaró, además, que su departamento está pensando todo el tiempo en actividades nuevas para mantener la sorpresa. Sin embargo, advirtió que el mundo corporativo tiene restricciones: por ejemplo, algunas compañías comenzaron a dejar que los empleados llevaran sus mascotas a trabajar, pero la medida no siempre resultó en la práctica y en algunos casos hubo que dar marcha atrás.

Finalmente, la ejecutiva habló sobre el trabajo que se realiza desde el área de Recursos Humanos con los altos cargos de la compañía. “En primer lugar, hay que entender que no son managers, sino líderes”, analizó, y dijo que el principal valor es que sean “inspiradores”.