El conflicto en la empresa Gaelle no parece tener una salida. Desde el pasado martes algunos de los trabajadores despedidos resolvieron ocupar la planta pacíficamente para evitar que los dueños se llevaran la maquinaria y vaciaran la empresa.

Los operarios despedidos habían pactado una reunión con los empresarios para ese mismo martes, en la cual participarían los delegados y el sindicato, pero ésta finalmente no se llevó a cabo y, ante los rumores de que lo dueños se preparaban para vaciar la planta y llevarse las maquinarias, los trabajadores ocuparon la planta.

“Nuestras familias vienen a comer acá, a la olla popular. Tenemos hambre, a veces miedo. Pero nos metimos para proteger las máquinas”, alegaron.

El conflicto con la fábrica de zapatillas comenzó en agosto cuando la empresa cerró sus puertas y no alegaron no poder pagar las indemnizaciones. Durante 90 días los trabajadores realizaron un acampe en las puertas de la planta pero, luego del fracaso de las negociaciones y del incumplimiento de la reunión acordada en el Ministerio de Trabajo, decidieron ocupar la empresa en forma pacífica.