Luego de la audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Provincia entre la UOM, delegados de trabajadores y representantes de Electrolux, la entidad sindical ratificó su intención de hacer cumplir el acuerdo por el que la empresa se compromete a no despedir más personas durante lo que resta del año.

Cabe recordar que este viernes se despidieron a 20 trabajadores y en lo que va del año los cesanteados llegan a 40, por lo que muchos realizan un acampe en la puerta de la fábrica exigiendo su reincorporación.

«Queremos hacer respetar la voluntad de los casi 900 trabajadores que exigen ejercer su derecho constitucional de trabajar», consignó la entidad sindical en el documento firmado luego de la audiencia.

«Expresamos nuestra solidaridad con cada uno de los compañeros despedidos, pidiendo que no se criminalice la protesta de los trabajadores genuinos», remarcó el sindicato.

 

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Rosario Antonio Donello habló con la prensa antes de mantener una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Provincia por la situación que atraviesa la empresa Electrolux y manifestó que «no hay que perder los puestos» de los trabajadores «que están adentro».

El sindicalista habló ante los medios y dijo que desde la UOM van «a bregar para tratar de llegar a una solución donde todas las partes» queden «mas o menos conformes», aunque aclaró que «nadie va a quedar cien por ciento conformes».

«Todos tenemos que estar a la altura de las circunstancias, ver cómo destrabamos esto sin represión. Nunca vamos a avalar la represión o la judicialización a los trabajadores», expresó Donello, al mismo tiempo que pidió que «liberen los portones para que los trabajadores que están adentro que decidieron seguir trabajando y son mayoría, lo puedan llevar a cabo«.

«Los trabajadores tienen derecho pero también tienen que dejar que otros trabajadores tengan derecho. Por eso digo que hay que respetar la democracia. ¿Quieren seguir? (los despedidos llevando adelante medidas fuerzas). Nosotros no nos oponemos, pero que dejen también que los compañeros que antes eran compañeros de ellos y quieren seguir trabajando tengan libertad para trabajar», apuntó el gremialista en referencia al resultado de la asamblea en la que los trabajadores que no fueron despedidos decidieron no acompañar con medidas de fuerza a los despedidos.

>Te puede interesar: Imputaron a uno de los trabajadores de Electrolux y notificaron a otros 13 por el acampe

Al ser consultado por lo que haría el sindicato en caso de que Electrolux decida cerrar sus puertas, Donello contestó que «si la empresa cierra la vamos a tomar y no vamos a dejar que entre nadie más. Pero no vamos a permitir eso porque la realidad es que tenemos que tomar experiencia del 2001 y todo lo que pasó para ver que lo que tenemos que hacer todos es unirnos defender los puestos de trabajo».

«No sé lo que va a hacer la empresa, pero sí lo que va a hacer la UOM si la empresa va contra los trabajadores», concluyó el metalúrgico.

Por su parte, el abogado del gremio, Pablo Cerra, denunció que este lunes fue victima de pintadas en su estudio «producto de la intolerancia, de gente que no respeta la voluntad de otros trabajadores y de gente que por medios democráticos no puede acceder a la transformación política porque nunca han llegado y lo quieren hacer a través de estos métodos».

>Te puede interesar: Tras nuevos despidos, la UOM acordó el fin de las cesantías en Electrolux

«Esto es producto del escrito que presentamos ayer en función de que 900 trabajadores casi nos dieron mandato para presentar este escrito y hay gente que no tolera que otros trabajadores, sin dejar de solidarizarse, no aceptan las medidas que están llevando adelante», señaló. «Nunca me pasó esto, yo elijo estar donde estoy, me hace bien estar al lado de los trabajadores», finalizó Cerra.

El conflicto

El viernes pasado 20 trabajadores de la empresa Electrolux fueron despedidos. En lo que va del año suman 40 los cesanteados por la empresa, que responsabiliza de la situación a la caída de las ventas por la crisis económica. La producción en la planta actualmente se encuentra totalmente detenida.

Este lunes la fiscal Haurigot imputó al obrero despedido de Electrolux, Lucas Tondo, por los delitos de “usurpación por turbación” -según el propio Tondo-, y comenzó a notificar para imputar a 13 obreros más a raíz de un acampe de los trabajadores en la puerta de la planta de Electrolux para exigir la reincorporación de los trabajadores.