La decisión del Gobierno de rebajar a cero la tasa a las importaciones de bienes de capital nuevos y usados afectará a 500 pymes industriales y pondrá en peligro a más de 10.000 puestos de trabajo, advirtió hoy una cámara empresarial.

“Toda la industria hidrocarburífera se verá perjudicada por la medida del Gobierno porque va a tener un impacto muy fuerte ya que permite el ingreso de equipamiento nuevo y usado”, afirmó Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA).

El dirigente señaló que el cambio del decreto sobre comercio exterior es “peor de lo que había” antes de la modificación.

Rosato puntualizó que “con esta medida se ven afectadas más de 500 pymes industriales proveedoras de la industria de los hidrocarburos y se ven en peligro más de 10 mil puestos de trabajo”.

Insistió con el pedido para que “la tasa de estadística no se aplique en las materias primas, como sucedió con los temporarios que afectaban a la exportación”.

“Los beneficios de la nueva disposición se aplican a la fabricación de bienes de capital y de equipos nuevos y usados, lo que significa arancel cero. Y eso es terrible porque se hace en forma desmedida sin contemplar el impacto en el sector pyme industrial argentino”, dijo Rosato.

El presidente del IPA señaló que “las pymes no van a poder producir por falta de competitividad ante lo nuevo y mucho más ante lo usado que llega desde el exterior sin ningún tipo de arancel”.

“Tenemos que pagar impuestos para la compra de materiales importados que utilizamos para producir, mientras que los usados entran directamente sin costos. Y encima seguimos con la política de comercio exterior, en donde pagamos entre el 10% y 12% de retenciones, más la quita de reintegros”, criticó el empresario.

Rosato advirtió: “Seguimos cometiendo el error de buscar intencionalmente el perjuicio de la industria nacional, en especial a las pymes industriales que tienen intención de exportar.