Un día especial y una celebración especial es que en el contexto de la pandemia por el coronavirus, los festejos previstos para la conmemoración de los 200 años del fallecimiento del creador de la bandera se vieron frustrados. De todos modos, nada impidió que comenzaran los festejos, de una manera particular, por el día de la Bandera y pasadas las 9 de esta mañana gris y con niebla, los excombatientes de Malvinas izaron la enseña patria.

Encabezaron el acto, el gobernador Omar Perotti y el intendente Pablo Javkin, acompañados por funcionarios locales y provinciales.  También estuvieron presentes el presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe, Miguel Lifschitz, la presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck y el presidente de la Corte Suprema de la provincia, Rafael Gutiérrez.

El acto se desarrolló respetando los protocolos sanitarios, pero la particularidad del caso no se dio solo por el contexto de la pandemia, sino que estuvo atravesado por reclamos y protestas, desde Vicentin hasta un pedido de justicia por la muerte de Bocacha en un boliche de la fluvial, y un reclamo gremial de trabajadores de aplicaciones acompañados por la Asociación Empleados de Comercio, en reclamo de condiciones dignas de trabajo y que la actividad se regule bajo el convenio 130/75.

> Te puede interesar: Mercantiles marcharon por condiciones dignas para trabajadores de aplicaciones

Finalizado el izamiento y con la bandera en lo alto del mástil mayor el gobernador Omar Perotti, brindó declaraciones a la prensa en la que llamó a los gobernantes de los distintos distritos a «tener la inteligencia de saber moverse» ante la evolución de la cifra de contagios de coronavirus para así administrar las medidas de aislamiento.

«No hay una receta única. Hay que tener la inteligencia de saber movernos ante los casos. Vamos a convivir con esto mucho tiempo», sostuvo el mandatario provincial.

En declaraciones a la prensa antes del acto por el Día de la Bandera, el referente peronista se refirió a la postura de un sector de la oposición que reclama el fin de la cuarentena general aduciendo el impacto económico de la medida.

«Aún los que quisieron abandonar la cuarentena tuvieron un daño económico mayor. Es inevitable que esta situación se dé».

Tenemos que aprovechar con el cuidado posible que podamos tener el desarrollo de la actividad económica con el menor desplazamiento de gente», señaló.

En ese sentido, Perotti advirtió que «lo preocupante es que muchas fábricas o negocios tengan contagios y tengan que cerrar».

«El cuidado tiene que ser extremo de las dos partes: la persona que trabaja y el dueño de la fábrica o negocio», añadió.

Respecto a la situación de Santa Fe, el gobernador remarcó que «si alguna localidad más tiene que volver a la Fase 1, va a volver» a esa instancia.

«Saco el llamado de atención necesario, porque cuando los números acompañan una tendencia positiva suelen relajarse muchos. Tenemos mucha más gente en la calle porque hay más actividad y por lo tanto las posibilidades de contagio son mayores», afirmó.

Y agregó: «Vamos a poner muchas más instancias de control. Cualquier persona que no es de Santa Fe y venga de una zona donde rige el aislamiento va a tener que hacer cuarentena, de la misma manera que le reclamábamos y exigíamos a los que venían del exterior».

En ese sentido, explicó que los transportistas residentes en Santa Fe van a «tener la menor movilidad posible en sus pueblos» después de realizar viajes fuera de la provincia y no podrán realizar actividades que otras personas sí pueden hacer, como ir a bares.

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, indicó hoy que la nueva propuesta para intervenir la agroexportadora Vicentin sin expropiarla pretende el «desplazamiento de los actuales directivos» y destacó que el presidente Alberto Fernández tiene «altas expectativas de que sea la herramienta que funcione».

El viernes a última hora, el mandatario provincial anunció la iniciativa que, según aseguró, cuenta con el apoyo del Gobierno nacional porque permitiría destrabar el conflicto con la empresa.

La propuesta establece la creación de un Órgano Interventor, integrado por Gabriel Delgado y Luciano Zarich, que habían sido designado oportunamente por el Poder Ejecutivo central mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia 522/20, y por Alejandro Alberto.

«Es una instancia de fondo y sustentable que nos da, a nuestro entender, una herramienta», remarcó Perotti este sábado en declaraciones radiales.

En ese sentido, subrayó: «El Presidente lo que quiere es que, si van a afectar recursos de todos los argentinos, el manejo de esos recursos tenga total garantía y confianza de todos».

Aclaró que la intervención pretende el «desplazamiento de los actuales directivos» porque «la misma administración que llevó a esta situación a la empresa no es la que debe continuar».

Sostuvo que no tiene «duda» respecto de que con esa alternativa los trabajadores tendrán garantizado el salario y apuntó: «Cada día que pase es un día de deterioro».

El gobernador describió su alternativa como «una intervención judicial en el marco del proceso concursal y enfatizó: «Ojalá el juez la valore adecuadamente porque eso es lo que se está buscando».

En declaraciones a la prensa en el acto central por el 20 de junio, resaltó que el Presidente tiene «altas expectativas de que sea la herramienta que funcione».

«Nos permite poner todas las energías detrás del objetivo de rescatar la empresa, de constituir un sociedad justa que nos permita seguir teniendo en manos argentinas la posibilidad de un creciente jugador de alimentos», remarcó y argumentó que «no es ninguna cosa tirada de los pelos ni mucho menos».

«El Presidente hoy está avalando la presentación, honrando su palabra de que si había una propuesta superadora, la iba a analizar», puntualizó e insistió en que tiene «los fundamentos suficientes» y un «compromiso nacional».

Respecto de las movilizaciones convocadas por la situación de Vicentin, evaluó: «Cada uno tiene derecho a manifestarse.

Ojalá esas energías podamos ponerlas para acompañar el surgimiento de una empresa que sea el orgullo de los argentinos».

Al turno del intendente Pablo Javkin y con su atención puesta en la bandera y en los incendios de las islas expresó: “Ojalá que el año que viene podamos hacer el acto como corresponde”. Y explicó que “había motivos para suspender el desfile de aviones, como verán, la cuestión climática y también todo lo que sucedió en las islas”.

Luego, se refirió al tema de las quemas en las islas y contó que “hay una delegación de Albatros que están viviendo en la isla, porque hay fuego que subsiste por debajo y el viento puede reavivarlo”, actualizó.

También habló sobre el impacto de la pandemia en la ciudad y remarcó que “la clave es pedirle a todas las personas que son trabajadores esenciales que viajan, cuando vuelvan que permanezcan en sus casas, que no transiten por la ciudad con normalidad”, señaló.