La sonda china Chang’e-4 fue lanzada y puesta en órbita el pasado 7 de diciembre desde la base espacial de Xichang, en la provincial de Sichuan. Cinco días después entró en la órbita elíptica alrededor de la Luna.

«El 3 de enero a las 10.26 hora china (2.26 GMT) la nave Chang’e-4 realizó con éxito un alunizaje en el lado oscuro de la Luna», dijo el medio.

El vehículo de exploración planea hacer un reconocimiento de la geología de la región y de la composición de su suelo.

El lado opuesto de la luna es el hemisferio que nunca se enfrenta a la Tierra, debido a la rotación de la luna. A veces se lo denomina erróneamente el «lado oscuro de la luna», aunque recibe tanta luz solar como su lado orientado hacia la tierra.

Este lado aún no explorado tiene un aspecto y superficie bastante distinto al que vemos y conocemos. Los científicos explican que tiene una corteza más antigua y gruesa, llena de cráteres. También hay unos pocos de esos «mares», esas planicies oscuras de basalto creadas por el flujo de lava que son evidentes en el lado más próximo.

El programa lunar chino consta de tres etapas:

  • La rotación alrededor de la Luna (Chang’e 1 y Chang’e 2)
  • El alunizaje (Chang’e 3 y Chang’e 4)
  • El retorno a la Tierra (Chang’e 5 y Chang’e 6).

China planea construir una base en la Luna hacia 2050.

La Nasa felicitó a China por este gran logro, en particular el administrador Jim Bridestine, que en su cuenta de twitter expresa:

Felicitaciones al equipo chino de Chang’e-4 por lo que parece ser un aterrizaje exitoso en el otro lado de la Luna. ¡Este es el primero para la humanidad y un logro impresionante!