Cuba dio este jueves por terminada su investigación sobre los incidentes de salud que denunció Estados Unidos sobre sus diplomáticos, que después dejaron La Habana. Además rechazó que haya existido algún tipo de ataque acústico y denunció el intento de “manipulación política” por parte de Washington.

“No hay evidencia, teoría, ni resultado investigativo apegado a la ciencia que justifique el uso del término ataque que Washington continúa utilizando públicamente, aunque en encuentros oficiales reconoce que no existen evidencias”, expresó el director general para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío.

Tras los incidentes -los primeros fueron revelados en febrero de 2016 y los últimos en 2017- 26 funcionarios y diplomáticos de EEUU y 14 de Canadá denunciaron síntomas como lesiones cerebrales, mareos, dolores de cabeza y falta de capacidad de concentración.

Las dos embajadas redujeron al mínimo su personal por este motivo y, en el caso de EEUU, algunas autoridades de este país advirtieron sobre la existencia de “ataques” acústicos, lo que tensionó las ya de por sí complejas relaciones bilaterales.

Hoy dieron en La Habana una conferencia de prensa agentes de la seguridad estatal, científicos y médicos, en la que revelaron por primera vez el contenido de sus investigaciones, realizadas en paralelo a las de Washington, y con colaboraciones parciales entre ambos.

Los especialistas cubanos argumentaron que técnicamente no pudo ser factible haber dirigido ataques sónicos, acústicos o con microondas contra los afectados, y que los síntomas que éstos presentan tampoco se corresponderían con esa supuesta causa, reportaron las agencias EFE y Prensa Latina.

Acusaron además a EEUU de no haber cooperado lo suficiente en la investigación, lo que habría dificultado el esclarecimiento de los hechos, mientras que con Canadá la colaboración es más fluida aunque sin resultados tangibles por el momento.

Fernández de Cossío acusó directamente al gobierno de Donald Trump -que aplica restricciones de viaje a Cuba por este caso- de “manipular” la información y emitir “acusaciones infundadas” para culpar a La Habana.

Cuba “garantiza la seguridad y tranquilidad de todas las misiones diplomáticas y de su personal”, aseguró el diplomático, que lamentó que EEUU ejerza “manipulación política” para tomar medidas que atentan contra las relaciones bilaterales.