Desde la Empresa Provincial de la Energía (Epe) descartaron un aumento en las tarifas para lo que queda del año, aunque aseguraron que el panorama que se vislumbra para el 2019 es “complejo”.

Lo confirmó el titular de la Epe, Maxiliano Neri, en concordancia con el pedido por parte de Aguas Santafesinas para aumentar la tarifa en un 60 por ciento para el 2019. Si bien descartaron un incremento de la tarifa en los pocos meses que quedan para que finalice el año, el funcionario aseguró que “todo es incertidumbre” para el año que se avecina.

“Todavía hay mucha incertidumbre sobre como se van a cerrar los precios de la energía a nivel nacional, porque todavía no esta cerrado el presupuesto nacional. Estamos haciendo un seguimiento sobre como ha impactado la inflación y todo el aumento de costos en la estructura, no tenemos anda definido. Obviamente el año que viene va a ser complejo”, señaló Neri.

Con respecto a los costos de la empresa y como afecta en el servicio, afirmó “Hacemos un esfuerzo muy grande para poder amortiguar todo este proceso devaluatorio y de inflación que afecta a todos los sectores. Tratamos de buscar toda la eficiencia posible, seguir ajustando sobre lo que podemos y hay que tener mucho cuidado que el ahorro económico no se vea reflejado en una caída en la calidad del servicio”.

Por otro lado, el titular de la empresa se refirió a los cortes de luz que se podrían llegar dar durante los días de mayor temperatura y aseguró que están “muy bien posicionados” para poder “afrontar” al verano.

“Hemos hecho un plan de inversiones muy importantes, pero también ahora le agregamos una tarea de gestión de reclamos que estamos tratando de mejorar, tratando de llegar más rápido y con mejor información a la falla, en cuestión de infraestructuras estamos tranquilos y muy cómodos. Ahora estamos trabajando en que la gente pueda reclamar más cómodamente”, concluyó.

Por su parte, la secretaria de Energía de la provincia, Verónica Geese aseguró que hubo una baja en el consumo de energía eléctrica del 4% en comparación con el 2017. Si bien aclaró que no se da en todos los sectores, remarcó que muchos de ellos “hicieron un reacomodamiento en eficiciencia energética” pero sin “sin bajar su calidad de vida” pero preocupa esa disminución en las industrias.