Organizaciones sociales y políticas como la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (Utep) y el Movimiento Evita, junto al Servicio Paz y Justicia de Argentina (Serpaj), realizaron entre las 10.30 y las 17 de este lunes una olla popular en la Plaza 25 de Mayo de Rosario, ubicada en Buenos Aires y Santa Fe, para denunciar la falta de asistencia alimentaria que sufren los barrios.

El integrante de la Mesa Política del Oeste, Ernesto Viale, manifestó ante los medios, entre ellos Conclusión, que “el hambre es la peor violencia que podemos tener”, al tiempo que detalló que la protesta buscó “visibilizar lo que está pasando en los barrios desde hace tiempo, pero que se profundizó en los últimos meses”. En este sentido, comentó que hay familias que deben elegir si destinan sus ingresos a comprar alimentos o medicamentos, o a pagar impuestos.

Asimismo, señaló que tanto en el centro como en barrios populares aumentó la cantidad de personas en situación de calle: “Duermen en condiciones inhumanas porque han caído en la pobreza. Cada vez que pierden el trabajo vuelven a estar en la calle o de algún familiar que los puede albergar. Es inhumano lo que está pasando”.

Por su parte, el integrante de la Utep y del Movimiento Evita, Nelson Mansilla, apuntó: “El Estado está presente, pero reprimiendo y dejando a los barrios carentes de todo lo que es ayuda alimentaria”.

Mansilla indicó que el objetivo de esta olla popular fue “mostrar la falta de alimentos y de sentido social que tiene el Estado”, apelando a que “toda la sociedad” escuche el reclamo.