La historia se repite. En la madrugada del lunes pasado y durante la jornada de martes, Rosario teminó pasada por agua y en media hora cayeron alrededor de 47 milímetros de agua. Un montón. Anoche antes de terminar el día la tormenta amagó hasta que explotó y con terribles rayos y truenos comenzó a bailar sobre la ciudad al ritmo del viento y agua en cantidad.

Como no es novedad, amanecer y arrancar el día fue más difícil ya que producto del temporal hubo zonas anegadas, calles inundadas, árboles y ramas caídas y muchas zonas sin luz.

Gonzalo Ratner, subdirector de Defensa Civil, informó que cayeron alrededor de 60 milímetros en sólo 20 minutos. Además hubo ráfagas fuertes que alcanzaron los 77 kilómetros por hora que generaron destrozos, ramas y alrededor de 10 árboles caídos.

En tanto, el Servicio Meteorológico Nacional indica que el alerta sigue por tormentas, algunas pueden ser localmente fuertes o severas y provocar fuerte actividad eléctrica, abundante caída de agua en cortos períodos, ráfagas intensas y caída de granizo.

En este marco y por culpa del diluvio acompañado del viento hay numerosos barrios de Rosario sin luz. Aunque desde la EPE adelantaron que el único corte programado era de 9 a 12 para las zonas comprendida en Virasoro, Avellaneda, Dean Funes y Vías del Ferrocarril. Lo mismo para Amenabar, Constitción, Uruguay y Avellaneda.

Foto: Gentileza OjoDePrensa

¿Cómo sigue?