El gobierno provincial intervino la Comuna de Maciel y dispuso la caducidad de los mandatos de los miembros electos en los comicios del 22 de octubre del 2017. La decisión es debido a “las serias dificultades de índole institucional” por la que atraviesa esa localidad del departamento San Jerónimo.

Se hizo a través de un decreto firmado por el gobernador Miguel Lfschitz y lo confirmó el Ministro Pablo Farías, luego de una agitada jornada en la cual el gobierno se había comprometido a pagar los salarios de los trabajadores que mantenían el paro.

El decreto, se expresa que “la referida comuna viene atravesando serias dificultades de índole institucional que impiden su normal y regular funcionamiento” y señala que, “no alcanza a verificarse la voluntad de los miembros de la comisión para normalizar la administración y el gobierno de la referida comuna, siendo ello sumamente perjudicial para toda la comunidad en tanto acarrea consecuencias disvaliosas de carácter social, institucional y económicas”.

El conflicto en la comuna que hasta este martes conducía Pedro Tobozo es de vieja data y comenzó luego de que el ahora desplazado jefe comunal asumiera luego de imponerse en las elecciones de octubre de 2017.

La confrontación llevó a que un año después, en octubre de 2018, no se acreditara el pago de los salarios a los empleados y profesionales municipales quienes decretaron un paro por tiempo indeterminado. En ese contexto, Tobozo denunció penalmente al tesorero por el delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Siguiendo en la misma sintonía, los trabajadores municipales de la Comuna de Maciel decidieron sostener la medida de fuerza. Aunque luego de una asamblea donde participaron dirigentes gremiales de la Federación de Trabajadores Municipales (Festram) se confirmó que la Provincia se comprometió a pagar los salarios si no aparece la plata en 48 horas

“Nuestra preocupación es el cobro del salario de los trabajadores de Maciel, y el compromiso es ese, dejar de quemar cubiertas, que los trabajadores entendieron el mensaje y lo van a dejar de hacer, se van a quedar de forma pacífica, hasta que cumplan el horario de trabajo, fuera del municipio, después se retiran a su domicilio y esperar 48 horas, que es lo que se plantea, que se van a pagar los sueldos entre jueves o viernes”, dijo Jesús Monzón, dirigente gremial de Festram.

El gobierno provincial, por su parte decidió ponerle punto final a la crisis considerando que “dada la grave crisis institucional existente en la Comuna de Maciel, este Poder Ejecutivo considera que se encuentra subvertido el régimen comunal de dicha localidad, debiendo adoptar con urgencia las medidas necesarias para su respectiva corrección”.