“Irán viene siendo culpable del crimen de rebeldía exitosa desde el levantamiento de 1979 que depuso al tirano (último Shah de Irán, Mohamadreza Pahlavi) al que había colocado Estados Unidos”, escribe Chomsky en un artículo publicado la pasada semana en la revista estadounidense In These Times.

El también lingüista y filósofo opina que los halcones de la Administración estadounidense andan “contando historias e inventando pretextos para agredir” a Irán, a fin de poner fin a ese “desafío exitoso”.

El artículo cuenta cómo Irán, “un pilar del control de EE. UU. sobre Oriente Medio, junto con Arabia Saudí e Israel” durante la época del Shah, se convirtió tras la victoria de la Revolución Islámica en 1979 en un elemento indeseable para Washington en un Oriente Medio rico de petróleo. Irán no representa una amenaza para la paz mundial.

El politólogo rechaza asimismo las afirmaciones de responsables estadounidenses según las cuales Irán representaría una amenaza para la paz mundial por el supuesto desarrollo de su programa nuclear, a pesar de que la inteligencia de EE.UU. reconoció en 2007 y 2012 que el programa iraní no tenía carácter militar.

“La doctrina militar iraní es estrictamente ‘defensiva (…) diseñada para frenar una invasión y forzar una solución diplomática a las hostilidades’”, dice el intelectual.

Según Chomsky, existirían además muchas formas de poner fin a esa supuesta amenaza iraní. Una de ellas era el acuerdo nuclear de 2015, del que Washington salió por considerarlo insuficiente. La segunda vía sería avanzar hacia un Oriente Medio libre de armas nucleares, una propuesta defendida por Irán pero rechazada por Washington para proteger el arsenal atómico de Israel.

En realidad, el analista cree que la cúpula gobernante de EE.UU. no está inquieta por el programa nuclear iraní, sino que lo usa como pretexto para presionar a Irán y marginarlo en el oeste de Asia.

Cuando Irán estaba gobernado por el Shah, recuerda el lingüista, apenas hubo preocupación por las intenciones de Teherán de desarrollar armas nucleares, aunque Mohamadreza Pahlavi afirmó claramente que su país las fabricaría “sin duda y antes de lo que uno podría pensar”.

Chomsky concluye el artículo pidiendo el cese inmediato de las amenazas a Irán de la Administración del “megalómano narcisista” que es según él el presidente Donald Trump, y advierte de que una hipotética confrontación militar tendría “resultados catastróficos”.

Foto:En esta foto de archivo, tomada el 22 de septiembre de 2018, miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria (IRGC) marchan durante el desfile militar anual que marca el aniversario del estallido de la devastadora guerra de 1980-1988 con Saddam Husseins Irak, en la capital, Teherán. – El presidente Donald Trump anunció el 8 de abril de 2019 que Estados Unidos designa a la fuerza militar de élite de Irán, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, una organización terrorista. Trump dijo en una declaración que el movimiento “sin precedentes” reconoce la realidad de que Irán no solo es un patrocinador estatal del terrorismo, sino que el IRGC participa activamente, financia y promueve el terrorismo como una herramienta de la política “. (Foto por STRINGER / AFP)