La violencia armada no cesa. En un fin de semana donde las balaceras mafiosas fueron tapa de todos los medios, éste sábado a la noche fue ultimado con cinco tiros un hombre que fue testigo en el juicio a la banda de Los Monos. El hombre, de 37 años, había sido llevado por la fuerza, desde la provincia de Chaco donde se encontraba al Centro de Justicia Penal. En ese testimonio, negó sus declaraciones anteriores contra la banda.

El violento episodio tuvo lugar alrededor de las 22 en la zona de calle Barra al 2300. Según las fuentes del Ministerio Público de la Acusación, la víctima, identificado como Diego Romero se encontraba en la calle cuando fue interceptado  por desconocidos en una moto que le descerrajaron cinco tiros en el pecho. Su madre dio aviso al 911  fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez donde falleció. Según dichos de sus familiares, la víctima se encontraba en la puerta de su domicilio cuando pasaron dos personas en moto, quienes sin mediar palabras, efectuaron los disparos. Además, un testigo  aportó datos sobre el momento del ataque aunque dijo desconocer la identidad de los autores.

También te puede interesar: Otra amenaza mafiosa destinada a la jueza Marisol Usandizaga

Intervino la seccional 32ª y la investigación está en manos del fiscal de Homicidios Dolosos, Luis Shicappa Pietra, quien ordenó las medidas de rigos, intervención del gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones, toma de testimonios y levantamiento de rastros. En la escena se secuestraron siete vainas servidas calibre 9 milímetros.

Según las primeras declaraciones que los familiares dieron al diario El Ciudadano,  todos relacionaron este crimen con su testimonio en el juicio a Los Monos, en el cual declaró contra su voluntad cuando fue traído a Rosario por la fuerza pública. En esa opcasión, se desdijo la declaración que había dado en el año 2013 ante el juez Juan Carlos Vienna. En esa ocasión, había señalado a Mariano Salomón como quien lo había contactado de parte de Monchi y Guille Cantero para trabajar en un búnker de Lima y 27 de febrero. Según dijo en ese momento, no aceptó la propuesta y le dispararon en la pierna.

Sin embargo, su versión en la audiencia del Centro de Justicia Penal, dijo que “no tenía nada que decir” y por eso no se había presentado. Y sobre el balazo en el pie, contó que fue a comprar drogas y que, en medio de una discusión, recibió un tiro en el pie. En tanto, también acusó al juez Vienna y al fiscal Camporini (Guillermo) de armar esa declaración que dio en 2013.