El impulso de políticas de recorte de las prestaciones del Estado, la pulverización de los salarios, la suba de precios que no se detiene y el crecimiento de los dólares financieros por parte del presidente, Javier Milei, hace que parte del electorado comience a dudar del plan económico del líder de La Libertad Avanza.

Una encuesta afirmó que creció la imagen negativa del presidente de la motosierra, al igual que el poco optimismo en el futuro, la desconfianza en las medidas de achique del Estado y desregulación de la economía y la supuesta lucha contra la «casta».

Un trabajo de opinión pública de la consultora Circuitos realizado a nivel nacional en mayo consultó sobre la imagen que tienen los encuestados de Milei y un 36,2% se inclinó por la opción «muy mala». La valoración negativa se completa con un 7,8% que respondió por la calificación «mala». Es decir, entre abril y mayo la imagen positiva bajó desde el 49,4 % hasta el 45,6 %, y la negativa subió del 40,3 % al 44%.

En cambio, un 23,9% respondió que tiene una imagen «muy buena» del presidente y un 21,7% sostuvo que la valoración que tiene es «buena». Completan el cuadro un 8,3% que se inclinó por la opción «regular» y un 2,1% que aún «no lo sabe».

En otro orden, la encuesta consultó a los sondeados sobre cómo vislumbra la situación económica en los próximos meses y un 38,8% afirmó que va a estar «peor». Por el contrario, un 37,5% sostiene que va a «mejorar», mientras que un 16,4% respondió que estará igual y un 7,3% que no sabe.

Por otra parte, frente a la consulta sobre «cuánta confianza tiene en el presidente para liderar una nueva etapa política», un 40,4% expresó su respaldo a Milei, contra un 37,7% que afirmó su rechazo. A este número negativo se le suma un 15,9% que respondió que tiene «poca» confianza en el líder de La Libertad Avanza.

En cuanto al respaldo del electorado en las medidas de Milei, un 45,3% de los consultados afirmó estar de acuerdo, contra un 43,9% que las rechaza y un 10,8% que se inclinó por la opción «aún no lo sabe».

Parte de esto tiene como origen en el descreimiento de la supuesta lucha contra la «casta» que vendió Milei en la campaña. Un 36,3% de los encuestados opinó que los principales beneficiarios de las políticas del Presidente son los «grandes empresarios» y solo un 19,4% respondió que favorece a los «trabajadores».

>>Te puede interesar: La Argentina de Milei en su propio laberinto: cómo el modelo se agota en sí mismo

Por el contrario, ante la consulta sobre quiénes son los principales afectados, un 51,1% sostuvo que los principales afectados son «los trabajadores». Solo un 20% opinó que Milei atacó a «la casta política» y un 12,1% a las pequeñas empresas y comerciantes.