La llegada de la primera ola polar de la temporada y el aumento de la demanda en hogares, hizo tomar la decisión de priorizar el consumo y más de un centenar de estaciones de servicio distribuidas entre La Plata, Mar del Plata, Tandil y varias provincias del norte argentino, suspendieron o aplicaron cupo a la venta de GNC, Gas Natural Comprimido, en un contexto de bajas temperaturas.

Ocurrió luego de que la distribuidora de gas Camuzzi Gas Pampeana, la distribuidora de esta zona de la provincia, decidió cortar el suministro «interrumpible» a más de 124 estaciones de servicio que comercializan Gas Natural Comprimido (GNC) para vehículos.

Los usuarios que tienen contratos interrumpibles (no firmes) pagan el gas más barato. Pero también son los primeros que ven caer su abastecimiento y se quedan sin poder prestar servicios. Con este paso se busca garantizar el abastecimiento domiciliario, al que se quiere priorizar frente a las bajas temperaturas que se están dando en la región desde el pasado fin de semana.

Además de estaciones de servicio, hay algunas industrias afectadas que son las que cuentan con contratos de gas interrumpibles ante casos de necesidad y urgencia, y permite mantener el abastecimiento de gas a quienes son consumidores prioritarios.

Entre las provincias afectadas se encuentra la provincia de Buenos Aires -en ciudades como La Plata, Mar del Plata y Tandil-, Tucumán, La Pampa, Catamarca, Santiago del Estero y Río Negro.

Particularmente en La Plata, según un relevamiento, hay 67 estaciones de servicio con problemas, de las cuales 29 interrumpieron el expendio y 38 se ajustan al cupo diario.

En tanto en Mar del Plata, por ejemplo, la restricción afectó a casi la mitad de las estaciones de servicio. «El sistema tiene reglas para cuando no se puede atender a todos los clientes y esas reglas le dan prioridad al consumo residencial, que es el que en estos momentos se ha disparado», explicó Patricio Delfino, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Mar del Plata.

A pesar de Vaca Muerta

Sobre la falta del combustible, el vicepresidente de la Cámara de Expendedores de GNC, Oscar Olivero, explicó que, si bien en Vaca Muerta «hay sobrante de gas» y con ese recurso «alcanzaría para todo el país y también para exportar, lamentablemente, no hay forma de transportarlo hasta los centros de consumo, porque el gasoducto Néstor Kirchner que llegó hasta Salliqueló, (localidad al oeste de Buenos Aires), tiene pendiente de finalizar el tramo hasta los troncales que van para las regiones norte, este y oeste”.

Una vez que se termine dicho tramo, el cual aún está en ejecución, es probable que no haya faltante. Pero mientras, hay que abastecerse con los buques de GNL importado y allí aparece el problema con la importación y las políticas de subsidio que lleva a cabo el Gobierno.