Por Andrea San Esteban

La firma Vinoteca Baco, con casa central en la ciudad bonaerense de San Nicolás, se especializa en distribuir bebidas en diversas localidades argentinas. En diálogo con Conclusión, Juan José Fabiano, titular de la empresa, afirmó que “sin duda las ventas han caído, debido principalmente a dos motivos: la suba de precios y a la elección de otras opciones. Este año volvió a ingresar vino importado que hacía años que no se veía”.

A diferencia de lo que sostiene Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola (UVA), una de las cámaras del sector vitivinícola argentino, que afirma haberse producido una caída del 8%, Fabiano desde su experiencia al frente de una vinoteca y distribuidora de más de medio siglo de antigüedad, habla de una merma del 30%: “En cuanto a las ventas nos da un registro de caída entre un 25 y un 30%, según el segmento”.

Siguiendo con la temática de los vinos importados, dice que “a corto y mediano plazo preocupa la situación del euro devaluado, que vuelve más competitivos a vinos españoles, franceses, italianos, portugueses y alemanes, frente a los nuestros. Tenemos un tipo de cambio atrasado, con altos costos locales”.

Nadie resigna ganancias

Por su parte, Villanueva sostiene que “el traslado de precios de las empresas superó a la inflación y los supermercados no quieren bajar ganancias. El año 2015, la cosecha fue la más baja en 56 años, por efecto de factores climáticos, lo que impulsó una suba de 100% a 150% en los precios de la uva”.

Según el Instituto Nacional Vitivinícola, “los despachos al mercado interno cayeron 8% hasta noviembre, a 8,66 millones de hectolitros. Por envase, la venta de botellas se redujo un 6,5%, a 4,78 millones de hectolitros (55% del total), mientras que la de vino en tetra-brik retrocedió un 10,4%, a 3,52 millones (40,6% del total). En tanto, las damajuanas, que apenas aportan ya el 3,9% del total, bajaron un 4,2%.”

Sin embargo esa caída en las cantidades no se vio reflejada directamente en los precios.

vinoteca_fabiano

Reactivación poco probable

Desde las vinotecas, ven muy lenta una reactivación, “pues las bodegas siguen aumentando y la gente se queja cada vez más, además los bolsillos cada día se ajustan más”.

En cuanto al resto del mercado de bebidas “surgen bodegas pequeñas que se meten en el mercado por los altos precios de las líderes”.

Los jóvenes y el alcohol

Para Fabiano, “el fernet es lo que más crece en ventas y las otras bebidas poco. Todo lo que consumen los jóvenes se vende bien. Esto demuestra las preferencias y las adicciones de los pibes en estos tiempos. Siguen bien las ventas de vodka, ron, gin y otras bebidas blancas”.

En cuanto a la posibilidad de especular, Sergio Villanueva sostiene: “Las perspectivas de tipo de cambio no parecen mejorar, no todos van a tener espaldas para aguantarlo a futuro”.